La Educación de los hijos y de las hijas es probablemente uno de los retos más estimulantes pero también más complejos a los que se enfrentan las madres y los padres. Son muchos los factores que intervienen, sin duda los aspectos psicológicos de los menores, más también la psicología de los padres y probablemente, aquello que provienen de uno de los ámbitos sobre el que los padres pueden tener menor control: los factores sociales que rodean e influyen en el menor o la menor. Nuestro área de Psicología Infantil y Adolescente es el área de alta especialización que ayuda a los padres, interviniendo y orientando cuando aparecen desajustes y problemas de conducta en los menores: niños, niñas y adolescentes.

Problemas de Conducta en niños y adolescentes

Los menores no disponen de la autonomía o de los recursos para solicitar nuestra ayuda pero se manifiestan con sus emociones (tristeza, ira, miedo, ansiedad…) o conductas (berrinches, enfados, rabietas, desobediencia). Los padres, ante estas manifestaciones de sus hijos e hijas deben decidir si es el momento de acudir a la ayuda del especialista o la especialista en Psicología Infantil y Adolescentes.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Nuestro Área Infanto-Juvenil atiende a niños y niñas a partir de los 10 años de edad

Cómo detectar los problemas de conducta en niños, niñas y adolescentes

Cuando observemos en nuestros hijos e hijas conductas que se mantienen en el tiempo, que generan en ellos infelicidad, tristeza, confusión… emociones que los padres y los propios menores no comprenden, es el momento de valorar que está sucediendo. Intervenir en los desórdenes emocionales y los problemas de conducta en estas edades permite un desarrollo pleno y saludable de los niños, niñas y adolescentes.

Hay algunos signos que pueden manifestar problemas de conducta:

  • Enfados, rabietas, berrinches, desobediencia, alteración o perturbación en casa o en el aula que genera malestar a los padres, hermanos, compañeros de clase, profesores o docentes.
  • La expresión, por parte del menor de emociones que se mantienen en el tiempo y que van siempre en una misma dirección: tristeza, desesperanza, miedo… o ansiedad, nerviosismo… incluso en ocasiones un exceso de euforia e histrionismo. En definitiva emociones excesivas y acusadas y que se prolongan en el tiempo.
  • Problemas de comportamiento alimentario.
  • Preocupación excesiva por la auto imagen, obsesionarse con defectos, o con el peso, etc.
  • Problemas físicos: insomnio, pesadillas y otras alteraciones del sueño. Cansancio y fatiga. Dolor muscular. Pérdida frecuente del equilibrio, etc.
  • Cuando aparecen ciertas dificultades en el desarrollo evolutivo normal (de aprendizaje, enuresis, encopresis, etc)
  • Dificultades en las habilidades sociales: falta de relación con los compañeros y compañeras, aislamiento…
  • Adicciones a videojuegos, consola, televisión, móvil…

También es muy importante saber que los padres y el contexto familiar influyen de un modo notable en los aspectos psicológicos de los menores, es fundamental atender a los problemas de conducta en los menores que se generan a partir de:

  • Conflictos de pareja.
  • Separaciones y divorcios.
  • Cambios de lugar de residencia.
  • Cambios de centro educativo.
  • Pérdidas emocionales: pérdida de un familiar próximo, un amigo o una amiga del menor o de la menor, etc.

Especialidad en altas capacidades y supeditaciónUn tema en el que los padres no suelen tener la información adecuada, y que también ocasiona importantes problemas de conducta, es el de la Altas Capacidades en niños, niñas y adolescentes. Es básico conocer el modo en el que intervenir en hijos superdotados o hijas superdotadas. Nuestro área de Psicología Infantil y Adolescentes colabora y participa en la Asociación Española de Superdotación y Altas Capacidades (AESAC).

Altas Capacidades y Superdotación. Problemas de ConductaToda la información sobre nuestro área de Altas Capacidades y Superdotados

Los psicólogos y psicólogas especialistas de nuestro área de Psicología Infantil y Adolescentes tenemos como misión lograr que los menores consigan un correcto funcionamiento emocional y conductual. Un objetivo que afecta positivamente al entorno familiar, educativo y social.