La Pareja es sin duda un espacio que genera bienestar y equilibrio cuando todo funciona adecuadamente, pero también es un ámbito donde la relación emocional, tan íntima y cercana, puede generar conflictos y malestares muy profundos. La Terapia de Pareja puede aportar soluciones y estrategias ante esas situaciones.

Son muchos los motivos por los que puede producirse una ruptura de pareja o un divorcio, lo que si se sabe es que las separaciones, son algunos de los estresores más intensos que podemos vivir, con duelos emocionales que se prolongan más tiempo del necesario, produciendo un gran sufrimiento tanto a la persona que “deja” como a quien es “dejado”.

Tener la perspectiva y los recursos para saber afrontar y solucionar las crisis de pareja, o la convicción y capacidad para iniciar un proceso de ruptura, aconseja en ocasiones recurrir al conocimiento y la ayuda de expertos en Terapia de Pareja que faciliten las estrategias adecuadas para tener el menor coste emocional y tomar las decisiones más ajustadas a los valores y necesidades de cada persona.

¿Para que sirve la Terapia de Pareja?

Nuestros expertos en Terapia de Pareja atienden los problemas en las relaciones afectivas: de comunicación, de convivencia, situaciones de crisis, peleas frecuentes, separación, infidelidad, agresiones, problemas con los hijos e hijas, sexualidad, etc. El objetivo es aplicar estrategias y técnicas que faciliten la expresión y comunicación emocional, la capacidad para la negociación, la búsqueda de soluciones a los conflictos, la flexibilización de los pensamientos, juicios e interpretaciones, la mejora de la disposición al cambio y la evolución, la adaptación y cambio en las expectativas, etc.

Proceso en la Terapia de Pareja

  1. Evaluación. Se realizan un estudio de la pareja para determinar los factores que definen su situación. Las entrevistas se realizan tanto en sesiones conjuntas de la pareja como en sesiones individuales de cada miembro. En esta fase se identifican cuestiones relacionadas con: problemas, comunicación, aspectos positivos de la pareja, potencialidades, déficits, habilidades, recursos, etc.
  2. Diagnóstico. Tras la evaluación se define la estrategia de la terapia de pareja, determinando los objetivos y las técnicas para alcanzarlos.
  3. Tratamiento. Mediante sesiones conjuntas (salvo que se estime en ocasiones sesiones individuales) pone en práctica la planificación decidida para introducir los cambios necesarios, dotando de las habilidades necesarias a los miembros de la pareja: mejora de los estilos de comunicación, aumento de las capacidades de resolución de conflictos, control de impulsos, inteligencia emocional… etc. Es importante comprender que en ocasiones, el objetivo de la intervención en Terapia de Pareja no es mantener a toda costa una relación, sino comprender cuál es la estrategia más adecuada para el correcto desarrollo emocional de las personas, para lograr un bienestar duradero, juntos o por separado.

Terapia de Pareja en divorcios con hijos

En ocasiones cuando la ruptura o el divorcio ya se ha decidido, el motivo de contar con un experto en Terapia de Pareja es otro. Muchas parejas con hijos acuden a nuestro Centro para conseguir una buena relación desde la que afrontar la complejidad emocional de un divorcio.

Se prepara a la pareja para comunicar a los hijos la separación de forma que no sea traumático para ellos, se previenen conflictos entre la pareja anticipándoles las emociones y los comportamientos normales que van a sentir y de ese modo se protege a los hijos manteniendo una relación cordial y satisfactoria.