En nuestro Centro el equipo de Psicología y el equipo de Psiquiatría trabajan juntos, la colaboración y coordinación entre ambos profesionales es una clave importante en el Equipo Clínico de Área Humana, y en muchos casos es fundamental para aportar la mejor solución al paciente y lograr un tratamiento psicológico eficaz.

Nuestro Médico Psiquiatra es el especialista en enfermedades mentales y su formación le permite aportar a los tratamientos la perspectiva biológica. Su conocimiento en los últimos avances en farmacología y su capacidad para prescribir medicación, si se considerase necesario, permite que en los tratamientos se reduzcan el número de visitas y se eviten abandonos precipitados.

Cuándo interviene nuestro Médico Psiquiatra

Nuestro Médico Psiquiatra aporta una perspectiva muy valiosa al tratamiento psicológico, facilitando un diagnóstico preciso al incorporar su enfoque médico al análisis que realiza el Psicólogo, que se centra en los aspectos emocionales y de conducta. En este sentido la valoración del componente físico que realiza el Médico Psiquiatra permite:

  • Descartar procesos orgánicos o enfermedades médicas asociadas.
  • Solicitar pruebas diagnósticas o consultas a otros especialistas médicos.
  • Decidir y planificar un tratamiento farmacológico complementario si lo considera necesario.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico es una posibilidad que valoran conjuntamente Médico Psiquiatra y Psicólogo.

La medicación no es un sustituto de la propia capacidad que debe adquirir la persona para afrontar y superar sus dificultades, pero en muchas ocasiones se hace necesario un tratamiento farmacológico adicional para tratar determinada, reduciendo o eliminado malestar y facilitando los procesos de mejora psicológica.

El Médico Psiquiatra, en los casos en los que se recomiende un tratamiento farmacológico, tiene la labor de dar al paciente toda la información necesaria sobre qué le pasa, por qué es recomendable la medicación y como funcionan los fármacos en su caso. De igual modo irá ajustando la medicación a la evolución del tratamiento psicológico, para potenciar la autonomía de la persona a todos los niveles.