222017May
Trastorno Límite de la Personalidad: Comprender para ayudar

Trastorno Límite de la Personalidad: Comprender para ayudar

Alguien próximo a ti, puede estar padeciendo un trastorno que afecta, de un modo decisivo, a su forma de pensar, de percibir la vida y de relacionarse con los demás. Un trastorno que ocasiona conductas que limitan su adaptación social y sus relaciones interpersonales, y lo más importante, debido al desconocimiento por parte de la sociedad, sufrir, además, incomprensión, discriminación e incluso estigmatización. Esa persona, sin tu saberlo, puede padecer un Trastorno Límite de la Personalidad.

Llevo tiempo pensando en escribir sobre los Trastornos de la Personalidad, y en concreto quiero hacerlo sobre el Trastorno Límite de la Personalidad; porque creo que tener información y conocimiento sobre el modo en el que se ven afectadas las personas que lo padecen, es fundamental para potenciar el pleno desarrollo de estas personas, su completa autonomía y su natural integración social.

Creo no equivocarme al considerar que la desinformación es una de las claves para entender la falta de empatía que en muchas ocasiones mostramos hacia las personas que sufren este trastorno.

Soy una gran amante del cine y en muchas ocasiones, el 7º arte nos ayuda a comprender y nos abre experiencias, sentimientos, vivencias de los pacientes y sus familias de una manera amena y muy visual, generando en nosotros un remolino de emociones, y también de reflexiones.

Trastorno limite de la personalidad (TLP) en el cineEl Trastorno Límite de la Personalidad es quizás uno de los que más se han reflejado en la gran pantalla, y quizás después de leer este artículo te animes a ver alguna de las películas que abordan esta problemática. Yo os sugiero que veáis las siguientes, incluso que si las habéis visto, que lo volváis a hacer, después de leer este artículo:

  • Un tranvía llamado deseo (Elia Kazan, 1951): Vivien Leigh, ganadora del Óscar por su papel de Blanche, una mujer que sufre de Trastorno Límite de la Personalidad.
  • Atracción fatal (Adrian Lyne, 1987): Esta película fue el primer filme moderno que abordaba el tema del Trastorno Límite de la Personalidad.
  • La guerra de los Rose (Danny DeVito, 1989): En esta película, el Trastorno Límite de la Personalidad está tratado desde un punto de vista de comedia, aunque también se habla de la peligrosidad de padecerlo.
  • Inocencia interrumpida (James Mangold, 1999): La trama se centra en un psiquiátrico donde hay un grupo de chicas jóvenes con Trastorno Límite de la Personalidad.
  • Monster (Patty Jenkns, 2003): Basada en hechos reales donde una prostituta padece un Trastorno Límite de la Personalidad.
  • La Herida (Fernando Franco, 2013): Película española donde la protagonista padece un Trastorno Límite de la Personalidad, magnífica interpretación de la protagonista.

¿Qué es el Trastorno Límite de la Personalidad?

Antes de nada, es importante destacar que el diagnóstico del Trastorno Límite de la Personalidad puede ser muy complicado de realizar, sobre todo en etapa adolescente. Entre las dificultades para ello, está la confusión que puede producirse ante determinados estilos de comportamiento, y que no son la expresión de un trastorno de personalidad o la coincidencia en la sintomatología con otros trastornos.

En definitiva, es importante entender que el diagnóstico es exclusivo objeto de una valoración y estudio realizada por profesionales de la Salud Mental. El objetivo de este artículo es ofrecer información para comprender mejor y empatizar con la personas que sufren este trastorno, una problemática que genera mucho sufrimiento personal y una gran anomalía en el funcionamiento personal y social.

El Trastorno Límite de la Personalidad consiste en un patrón persistente de inestabilidad en las relaciones interpersonales, afecto y autoimagen, con escaso control de impulsos.

Su origen es incierto y hay diferentes hipótesis y variables que pueden estar influyendo:

  • La combinación de factores genéticos y de circunstancias del entorno.
  • Experiencias tempranas de abusos físicos y sexuales en la infancia –atención con este dato porque John D. Preston (1997) señala que el 20-25% de los pacientes borderline o límites no se ha encontrado evidencia de un estrés o trauma temprano. No cometamos el error de asociar directamente abusos físicos y sexuales en la infancia con Trastorno Límite de la Personalidad–.
  • Kenneth R.Silk (1997), psiquiatra especializado en Trastorno Límite de la Personalidad sugiere que la conducta TLP puede estar influenciada por alteraciones en los neurotransmisores y refiere que las personas con TLP pueden tener dificultades en las siguientes áreas por la alteración de las siguientes neurotransmisores:
    • El pensamiento. Este está asociado a la Dopamina
    • Impulsividad y agresión. Asociado a la Serotonina
    • Estabilidad del estado de ánimo. Asociado a la Acetilcolina
    • La sensibilidad al entorno. Asociado con la Norepinefrina

¿Qué sintomatología presentan las personas con Trastorno Límite de la Personalidad?

A. Síntomas afectivos

  • Inestabilidad afectiva debido a una notable reactividad del estado de ánimo (p. ej., episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad que suelen durar unas horas y rara vez unos días).
  • Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira (p. ej., muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, incluso peleas físicas recurrentes).
  • Sensación crónica de vacío.

A. Síntomas impulsivos

  • Comportamientos, actitud o amenazas recurrentes de suicidio o comportamiento de automutilación.
  • Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas, caracterizado por extremos de idealización y devaluación.
  • Impulsividad en al menos 2 áreas, que son potencialmente autolesivas (p. ej, gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida…).

C. Síntomas interpersonales

  • Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado.
  • Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.

D. Síntomas cognitivos

  • Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Al hablar de síntomas, quiero insistir en una cuestión muy importante:

Esta sintomatología, en ningún caso significa un diagnóstico. La pueden presentar personas que no necesariamente llegar a conformar un Trastorno Límite de la Personalidad. En estos casos hablamos de rasgos de personalidad límites y no de Trastorno Límite de la Personalidad.

No confundir rasgos de personalidad límites con Trastorno Límite de la Personalidad Clic para tuitear

¿Qué sienten los pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad?

Reacciones violentas en el TLP

La Teoría Biosocial del Trastorno de Personalidad Límite sostiene que el punto clave en el TLP es la desregulación emocional y está determinado por la disposición biológica y el contexto ambiental (ambientes invalidantes, con tendencia a responder inapropiadamente a la experiencia privada –pensamientos, creencias, sentimientos, sensaciones…–)

Es una falta de regulación en las emociones, producida por alta sensibilidad y respuesta muy intensa a estímulos emocionales (vulnerabilidad emocional) y retorno lento a la calma emocional; y el uso de estrategias de modulación emocional inadecuadas.

Ejemplo de reacción emocional en un Trastorno Límite de la Personalidad

Lucía de 27 años está en casa y su hermana le dice que no está de acuerdo en algo que ha dicho. Lucía empieza a “encenderse”, sus pensamientos son negativos, dramáticos y por supuesto, ella no es consciente (me está diciendo que no valgo, me está rechazando, me está agrediendo…), siente una ira muy intensa, una exagerada reacción, que nadie desde fuera entendería.

Lucía se abalanza sobre su hermana, intimidándola, le empieza a agredir verbalmente, diciéndole cosas muy duras y acaba gritándole. Lucía expresa amenazas drásticas, con una desesperación que su hermana no es capaz de comprender.

Lucía no puede calmarse, pasa mal casi todo el resto del día.

Su hermana está seriamente afectada, siente perplejidad, rabia, desesperación, no entiende y no sabe qué hacer. Según se repiten estas reacciones va sintiendo miedo hacia Lucía, y aunque se quieren, cada vez le cuesta más compartir cosas con ella.

Lucía se disculpará –o no–, pero seguirá en su “mundo” para no afrontar algo que ni comprende ni siente que tenga control o capacidad de cambio, sobre ello.

Reacción emocional en el trastorno límite de la personalidad

Hemos visto un ejemplo de reacciones muy comunes en esta problemática. Las personas que padecen Trastorno Límite de la Personalidad, tienen verdaderas dificultades para gestionar sus reacciones emocionales. Si no han aprendido tras una intervención psicológica, no serán capaces de poner en marcha estrategias adecuadas para que sus emociones no les desborden.

Las personas que padecen un TLP, según Hervás y Vázquez, 2006 presentan déficits en la regulación de sus emociones. Podríamos diferenciar estrategias adaptativas (adecuadas) y desadaptativas (perjudiciales) a la hora de reaccionar ante una emoción:

REGULACIÓN EMOCIONAL DÉFICITS EN REGULACIÓN EMOCIONAL
Estrategias adaptativas Estrategias desadaptativas
Apertura emocional, conciencia de las emociones y actitud abierta hacia ellas Dificultad para identificar las emociones
Atención emocional, entrenamiento consciente en la identificación y experiencia emocional Desatención, dificultades para centrar y focalizar la atención
Etiquetado emocional, habilidad para saber identificar y diferenciar cada emoción. Adecuado vocabulario emocional Confusión, dificultades a la hora de diferenciar las distintas emociones
Aceptación, validación, normalización de las emociones Rechazo, represión emocional, querer huir del sentir
La regulación emocional es clave en el Trastorno Límite de la Personalidad Clic para tuitear

Creencias que suelen presentar las personas con TLP

ESQUEMAS Expresiones posibles
Abandono / Pérdida “Siempre estaré solo” “Nunca podré contar con nadie”
No merecer ser amado “Nadie me amaría o querría estar cerca de mi si realmente me conociera”
Dependencia “No puedo valerme solo/a, necesito alguien en quien pueda apoyarme”
Sometimiento / falta de individuación “Debo someter mis deseos a los deseos de los otros, o ellos me abandonarán o atacarán”
Desconfianza “La gente me hará daño, me atacará, se aprovechará de mí, tengo que protegerme”
Autodisciplina inadecuada “No puedo controlarme o adoptar ninguna disciplina”
Miedo a perder el control emocional “Debo controlar mis emociones o sucederá algo terrible”
Culpa / castigo “Soy una mala persona merezco ser castigado/a”
Privación emocional “Nunca hay nadie que satisfaga mis necesidades, que vele por mí, que me cuide”
9 creencias emocionales erróneas en el Trastorno Límite de la Personalidad Clic para tuitear

¿A cuántas personas afecta el Trastorno Límite de la Personalidad?

El Trastorno Límite de la Personalidad es un trastorno psiquiátrico severo asociado a una baja calidad de vida y altos costos sociales (Leichsenring, Leibing, Kruse, New, & Leweke, 2011).

La prevalencia del trastorno en la población general se estima en un rango que va del 0.5% al 5,9%. Para los pacientes psiquiátricos ambulatorios la cifra asciende al 10%, mientras que entre los pacientes ingresados la prevalencia se estima entre un 15% y un 25% (Grant et al., 2008; Lenzenweger, Lane, Loranger, & Kessler, 2007).

  • Prevalencia entre el 0,2 y el 1,8% de la población general.
  • Trastorno de personalidad más frecuente: entre el 30% y el 60%.
  • 76% son mujeres. Se diagnostica predominantemente en mujeres, en una ratio de 3:1.
  • Diagnóstico entre edades comprendidas entre los 19 y los 34 años.
  • Alta comorbilidad con trastornos ansiosos, afectivos, trastorno de alimentación y de abuso de sustancias
  • Conductas Impulsivas:
    • Riesgo de suicidio: 8-10%.
    • Autolesiones: 70-75%.
    • Consumo: 50% y 70% .

Recomendaciones para familiares de personas con Trastorno Límite de la Personalidad

Apoyo familiar en el trastorno límite de la personalidad

Ser familiar de un paciente con TLP no es fácil, es habitual que sintamos emociones muy intensas como ansiedad, miedo, preocupación, impotencia, frustración…, si estás en este caso, pide ayuda, ponte en manos de un profesional de la Psicología para que te de pautas, para que estudie bien el caso y pueda adaptarse a tu situación y a la de tus seres queridos.

Se debe hacer un asesoramiento tras un adecuado análisis de la situación y de la persona que sufre el problema, y requiere la dirección de psicólogos o psicólogas especializados en este problema.

Una misma pauta puede ser beneficiosa y a la vez perjudicial, dependiendo del momento, del proceso, de la evolución del paciente con TLP, ahí está la complejidad de este tipo de problemática.

El profesional que dirige el asesoramiento, debe disponer del conocimiento y la experiencia para analizar y evaluar todo el conjunto, teniendo muchas variables en cuenta. No hay pautas universales acerca de qué se debe o no se debe hacer frente a este tipo de trastornos, porque va a depender de las circunstancias, situación, características de personalidad del paciente y de su entorno.

Es muy recomendable informarse en Asociaciones especializadas que pueden ser de gran ayuda para comprender la enfermedad. Disponen de actividades y recursos de calidad, y escuelas para la familia para compartir experiencias y adquirir conocimientos.

¿Qué hacer si conocemos a alguien que creamos que puede tener este problema y lo está pasando mal?

Si al leer este artículo, piensas que algún familiar, amigo o conocido, podría padecer este trastorno, busca el momento y la mejor forma de hablar con él o con ella. Transmítele tu preocupación, tus percepciones respecto al comportamiento que observas, pero siempre desde el respeto y la empatía.

Es importante no dramatizar, plantearle que acuda a un psicólogo o psiquiatra para confirmar qué le sucede, para poder abordar las posibles soluciones, las posibles propuestas de tratamiento.

Es importante saber que uno de los problemas que presenta este trastorno, al igual que otros, es la demora en el diagnóstico. Invita a tu amigo o amiga a que lea –siempre de fuentes rigurosas y científicas– sobre el trastorno, ello puede proporcionarle consciencia y ayudarle a reflexionar, y también a normalizar.

Desde la experiencia en nuestro centro, muchos pacientes y familiares, aunque preocupados, se sienten aliviados cuando hay explicación para lo que les pasa.

¿Qué tipo de tratamientos son eficaces en el Trastorno Límite de la Personalidad?

No quiero profundizar en este epígrafe. Prefiero indicar las líneas básica en las que se apoyan los tratamientos más eficaces en este momento. En líneas generales es recomendable combinar tratamiento farmacológico, por parte de un psiquiatra con tratamiento psicológico, ambos con experiencia en TLP.

Tratamiento Farmacológico: Su objetivo es reducir la depresión, amortiguar la inestabilidad emocional y frenar la impulsividad.

Tratamiento Psicológico: Los Trastornos de Personalidad requieren una delicada y exhaustiva labor de diagnóstico; y de igual modo implican tratamientos complejos y muy personalizados. No hay un tratamiento que garantice “eficacia” para todos los trastornos en su conjunto, pero sí podría valorarse con una “probable eficacia” la Terapia Dialéctica Conductual (TDC). Es un Tratamiento cognitivo-conductual específico para el TLP. Es el primer tratamiento que demostró efectividad (1991; Linehan, Armstrong, Suarez, Allmon y Heard). Combina psicoterapia individual y formación en habilidades. Se basa en la teoría dialéctica y biosocial del TPL.

Conclusiones

“No se trata de evitar el dolor, porque el dolor es inevitable, se trata de escoger las consecuencias” (Maurice Maeterlinck)

Las personas con Trastorno Límite de la Personalidad pueden, en gran medida, alcanzar un desarrollo personal, una autonomía y una integración social adecuadas; no es un objetivo sencillo, requiere de atención y de complejos tratamientos, pero indudablemente, sólo será posible si en su entorno somos capaces de tener comprensión y empatía con esta problemática.

Divulgar información veraz y científica, es el primer paso para evitar el estigma y el consiguiente aislamiento que sufren las personas con este problema. El segundo paso es poner en marcha estrategias y acciones de apoyo desde la familia, asociaciones y por supuesto desde las Instituciones Sanitarias.

Autora

Psicóloga Madrid. Marta de la FuenteMarta de la Fuente

Psicóloga Sanitaria en Área Humana. Especialista en Ansiedad y Estrés. Experta en Habilidades Sociales y Asertividad. Directora del Área de Formación | Aula de Educación Emocional.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 13 • Nota Media: 4.6)