182016Ene
La Asertividad una habilidad decisiva en la disminución del estrés laboral

La Asertividad una habilidad decisiva en la disminución del estrés laboral

El Estrés Laboral es un compañero que en muchas ocasiones termina instalándose en nuestra vida profesional, y que sufrimos resignados sin saber con certeza cómo combatirlo de un modo eficaz. Casi siempre su presencia se la reprochamos al propio trabajo, en otras a nuestros compañeros o compañeras. En algunos momentos, con ciertas dosis de intuición, conseguimos hacerle frente un tiempo. Pero lejos de desaparecer regresa, con igual o mayor intensidad, hasta conseguir que terminemos aceptando que no podemos con él y que debemos acostumbrarnos a su presencia. Pero hay buenas noticias, el estrés laboral puede combatirse.

Hoy vamos a hablar de dos habilidades asertivas, las dos se aprenden y se entrenan, y si las aplicas, verás con qué claridad empiezas a tener éxito en la tarea de combatir el estrés laboral. Ánimo es muy importante lo que puedes lograr.

Las personas más conscientes de la importancia de manejar el estrés conocen algunos factores externos que lo producen y que deben ajustar: procuran descansar más, hacer deporte, tener espacio para el ocio, etc. También conocen algunos factores internos: ajustan las valoraciones e interpretaciones que hacen de la cosas, mejoran la tolerancia al malestar, las expectativas sobre cómo deben ser las cosas, etc. En definitiva, cada vez sabemos más sobre el estrés y vamos aprendiendo a manejarlo en nuestra vida. Poco a poco se va instalando en muchos y muchas una cultura del manejo de la emociones, entre ellas el estrés.

Pero tal vez, un espacio donde el estrés aparece de un modo más difícil de manejar es en el entorno laboral. Es en el espacio profesional donde más nos cuesta bajar nuestro nivel de estrés. Seguramente conocéis algunos consejos útiles, incluso muchos y muchas pondréis en práctica estrategias como estas:

  • Valorar el trabajo que hacéis más que centraros en lo que os falta por hacer
  • No dramatizar las cosas
  • No caer en la queja constante
  • Organizarse mejor siendo más consciente de las propias capacidades y recursos y así confiando en que es posible llegar a tiempo
  • Aprender a tomarse unos instantes, respirar profundamente y tranquilizarse

Pero entonces… ¿por qué a pesar de las muchas cosas que hacemos para reducir el estrés, seguimos estresándonos?. Vamos a analizar más detenidamente qué nos estresa en el trabajo.


¿Qué es el estrés laboral?

Modelo Demanda Control Apoyo SocialLlamamos estrés laboral a las respuestas o reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento del trabajador a ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido, el entorno o la organización del trabajo.

Según la Fundación Europea para las Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo un 28% de los trabajadores europeos padece algún tipo de estrés laboral. Una de las teorías que explican por qué padecemos estrés es la teoría del modelo: Demanda – Control – Apoyo Social de Karasek (las demandas del trabajo, control del trabajador y apoyo social). El mayor estrés es cuando hay altas exigencias laborales, bajo control del trabajador y bajo apoyo social. Es en el control y en el apoyo social donde cada uno de nosotros o nosotras puede intervenir para manejar el estrés. Y desde luego, para conseguir unas buenas relaciones laborales y con ellas mejorar el “apoyo social”, las conductas asertivas como saber “decir no” y “hacer peticiones” son esenciales en la ecuación.

La Asertividad: la clave en el manejo del Estrés Laboral

De partida hay una verdad incuestionable: Cuanto más asertivos somos mejor nos sentimos.

¿Qué es la Asertividad?. Disponemos de habilidades asertivas cuando tenemos recursos para decir amablemente a un compañero o a un jefe o superior, que no podemos hacer algo, que no nos podemos quedar hasta más tarde o que no podemos ayudar en una tarea en ese momento, eso nos ayuda a no sobrecargarnos, a organizar bien nuestro trabajo, a salir a tiempo para descansar, o a acabar las tareas porque no te has entretenido con el compañero que solicitaba tu tiempo, etc.

Si ante estas situaciones pudiéramos actuar respondiendo por ejemplo:

  • Me encanta hablar contigo pero en este momento tengo que terminar algo importante, ¿qué te parece si tomamos un café luego?
  • Me gustaría mucho poder ayudarte pero ahora me será imposible, mañana después de comer podríamos verlo.
  • Lo haré, pero no puedo ahora, antes tengo que organizarme y decirte en qué plazo podría estar preparado.
  • Se que es importante que esto salga en plazo pero yo tengo mucho trabajo importante, ¿te ayudo a buscar otras soluciones u otra persona que lo pueda hacer?. O dime de todo lo que tengo pendiente qué podemos delegar a otra persona para poder hacer yo esta tarea en este momento.

Hablar sin “ponernos a la defensiva” porque sentimos que tenemos el control, decir un justificado y amable “no”, y además ofrecer fórmulas para dar otra solución a lo que nos plantea un compañero, compañera o superior, hace que las relaciones con ellos o ellas sean mejor. Cuando somos pasivos o pasivas (nos callamos y hacemos lo que nos dicen) en vez de asertivos, acabamos enfadados o enfadadas con los demás (y con nosotros o nosotras) sin ganas de relacionarnos, y cansados o cansadas de callarnos “saltamos a la mínima” y terminamos mostrándonos “agresivos o agresivas”. Es entonces cuando los demás son los que no quieren relacionarse y esto hace que perdamos apoyo social. De igual forma pasa, cuando no decimos nada ante cosas que nos molestan. Aprender a hacer peticiones nos ayuda a centrarnos en el trabajo y ser eficaces en vez de dar vuelta a estas incomodidades, potencia las relaciones más sanas y claras con nuestro entorno laboral fomentando también el apoyo social.

  • ¿Me podrías contar esto en el descanso? Así no me distraigo de mis tareas, y me voy a enterar mejor.
  • ¿Me puedes ayudar con esta tarea?

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra Asertividad en el Trabajo?

Estrés Laboral y respuesta no asertivaCuando nos enfrentamos a situaciones en las que resulta imprescindible manifestar nuestra posición, a menudo recurrimos a formas de expresión excesivamente agresivas que anulan nuestro mensaje y generan emociones negativas en los demás (miedo, ansiedad, enfado, etc.) e incluso en nosotros mismos (culpa, tristeza, etc.).

En otras ocasiones puede que acabemos por callar ante el temor de provocar un conflicto indeseado.

Ambos tipos de respuesta, la agresiva y la pasiva, generan más tensión en la persona y contribuyen a incrementar el estrés laboral.

Las respuestas poco asertivas en el trabajo incluso pueden relacionarse con lo que se conoce como síndrome de burnout o síndrome del profesional quemado, tal y como encontramos en una investigación llevada a cabo con docentes.

Por lo tanto, una forma de prevenir el estrés y ganar en satisfacción laboral, es cultivar unas relaciones más asertivas en nuestro entorno profesional, ya sea con subordinados, supervisores, compañeros, clientes o proveedores. El primer paso para ser más asertivo consiste en conocer bien cuáles son mis derechos como persona.

Si empiezas a comportarte de un modo más asertivo en tu trabajo, pronto sentirás los efectos en ti mismo o misma y en los demás. Por tu parte, te sentirás con más relax, alivio e incluso menos sobrecarga (imagina el alivio que puedes obtener al conseguir negarte a las peticiones constantes o excesivas de un compañero o compañera que suele abusar de tu confianza). Es más, incluso sentirás que tu autoestima mejora. Además, si eres más asertivo o asertiva, es más probable que las personas que te rodean también lo sean contigo y que vuestra relación mejore. Si ocupas un cargo directivo y utilizas un tono de voz más respetuoso hacia las personas que coordinas es mucho más probable que tus mensajes tengan más efecto y que incluso te valoren mejor.

En conclusión, en el manejo del estrés laboral factores como tu sensación de control y el apoyo social son esenciales, y adquirir y entrenar habilidades asertivas como saber “decir no” o “hacer peticiones” son la clave.

Un buen propósito para este nuevo año sería ponerte “manos a la obra”. Y si necesitas ayuda ya sabes donde encontrarnos.

Autora

Psicóloga Madrid. Julila VidalJulia Vidal

Psicóloga Sanitaria. Directora del Centro de Psicología en Madrid Área Humana. Especialista en Ansiedad y Estrés. Experta en Emociones y Salud.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 3 • Nota Media: 5)