102017Sep
Identificar y comprender las ideas de suicidio. Claves en la prevención

Identificar y comprender las ideas de suicidio. Claves en la prevención

En el mundo, se produce una muerte por suicidio cada 40 segundos… y por cada suicidio que se consuma, hay muchos más intentos; por cada persona que se suicidó, posiblemente más de 20 realizaron una tentativa (OMS, 2017). La pregunta es clara: ¿Qué puede hacerse en la prevención de suicidios? ¿Cómo podemos evitar que se cruce esa línea de la que no hay vuelta atrás?.

Documento sonoro sobre Psicología y Psiquiatría

Programa «Mi gramo de locura» de Radio 5 (RNE) “Hablemos de suicidio”

Cada día se suicidan diez personas en España. La cifra es alarmante, aunque, en el conjunto de la Unión Europea, la tasa de suicidios es el doble que en nuestro país. Entrevistamos al psiquiatra Andoni Anseán, presidente de la Sociedad Española de Suicidología, que quiere acabar con el tabú que impide hablar abiertamente sobre este tema. El doctor Anseán cree que tratar sobre el suicidio en los medios de comunicación no provoca ningún ‘efecto llamada’.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a los estados que pongan en marcha planes de prevención para que los profesionales sanitarios adquieran formación que les permita evitar que sus pacientes acaben con sus vidas. Este viernes y el sábado se celebran en Bilbao las Primeras Jornadas sobre Suicidio de Aidatu, la Asociación Vasca de Suicidología.


La prevención de suicidios

El 10 de septiembre de 2017 es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio. Una tragedia que afecta a familias, comunidades, países… de un modo u otro, a todas nosotras y nosotros. Un claro problema de salud pública, en el que, administración, instituciones, asociaciones, profesionales sanitarios… tenemos una clara responsabilidad.

Visibilizar esta realidad es el primer paso para la prevención de suicidios. Realizar una divulgación explícita y responsable va a orientar a muchas personas a realizar un afrontamiento adecuado ante sus pensamientos e ideas sobre la muerte, y considerar que hay alternativas para enfrentarse al sufrimiento.

Puede haber unos 20 intentos por cada suicidio consumado. La clave es la prevención Clic para tuitear

¿Qué están diciendo las cifras sobre suicidios?

Los datos indican que cerca de 800.000 personas se quitan la vida cada año (OMS, 2017), pero muchas más (podrían triplicarse) han tenido alguna vez ideas, pensamientos o deseos de morir o suicidarse, aunque la mayoría no llegarán a hacerlo. Estas cifras y la presencia de pensamientos o deseos de acabar con la propia vida, indican que hay personas que no encuentran salida a situaciones vitales que conllevan sufrimiento emocional, sentimientos de tristeza, soledad y desesperanza elevados y que ven en la muerte la única salida.

Datos relevantes en la prevención de suicidios

La ideación suicida en la consulta de Psicología Sanitaria

Muchas de las personas que acuden a nuestra consulta, se les ha pasado por la cabeza la idea de “desaparecer” y algunos incluso han tenido algún intento previo de suicidio.

Destaca que, ni ellas, ni ellos, sean capaces de hablar abiertamente de la idea de suicidio, ni siquiera en el entorno de una consulta sanitaria. Es anecdótico que lo expresen, y no suelen hacerlo a no ser que les preguntemos directamente. Y por supuesto, en un centro de Psicología siempre preguntamos, porque sabemos que esta cuestión forma parte de la realidad de las personas que sufren.

Cuando les preguntamos abiertamente sobre esta cuestión, ponen cara de perplejidad… ¿porqué me preguntas esto? ¿cómo has podido saber que lo pienso?… pero contestan y se abren inmediatamente, por fin pueden hablar de este tema, y eso les da tranquilidad, seguridad, sienten que pueden afrontarlo con alguien que les entiende, que tiene conocimiento, les escucha sin juzgar, y puede guiarlos.

Tratamos de que en consulta, se hable sobre el suicidio sin distorsionar, que se expresen las ideas sobre él, se reflexione sobre las intenciones o sobre algún intento pasado; que se haga abiertamente, lo que les ayuda a elaborar mejor las situaciones que las originaron, disminuyendo los sentimientos de culpabilidad, miedo o las interpretaciones negativas, sobre las circunstancias o sobre ellos mismos.

Comunicar y expresar es muy importante en la prevención de suicidios. Sería bueno que todos fuésemos capaces de afrontar una detenida reflexión sobre este tema ya sea con nosotros mismos, o con amigos, familiares…

Tratamos de que en consulta se hable del suicidio con normalidad, sin distorsiones Clic para tuitear

El Suicidio y las Emociones. Comprender las ideas de suicidio

Emociones en la prevención de suicidios

Para acercarnos a este deseo de visibilización, es fundamental clarificar algunos conceptos. Uno importante es la diferencia entre Suicidio e Ideas de Suicidio.

Es muy importante diferenciar el Suicidio de la Idea de Suicidio Clic para tuitear

El Suicidio según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 1986) es “un acto con resultado letal, deliberadamente iniciado y realizado por el sujeto, sabiendo o esperando su resultado letal y a través del cual pretende obtener los cambios deseados”.

Sin embargo la ideación suicida hace referencia a tener pensamientos o fantasías acerca de la propia muerte (Garrison, Lewinsohn, Marsteller, Lang Hinrichsen, & Lann, 1991).

Las ideas de suicidio son muy frecuentes, y aunque son solo ideas y ello no quiere decir que se vayan a hacer realidad, es necesario prestar atención a estos indicios, pues en algunas ocasiones son precursoras del riesgo de suicidio.

Nos movemos en un continuo y abordar el problema cuando aparecen las ideas es una forma de prevención de suicidios, un modo de ponerse en acción para resolver las dificultades o emociones que se están sintiendo, antes de que evolucione hacia estados más graves.

La vida es un entramado complejo y todas las personas nos vamos a encontrar en situaciones difíciles que nos desorientan y hacen sentir vulnerables: problemas laborales, familiares o desórdenes emocionales (ansiedad, depresión…) que generan sufrimiento y una percepción de la realidad sin esperanza.

Este dolor se siente en muchas ocasiones como insoportable e interminable. Sentimos que las dificultades exceden a nuestros recursos para abordarlas, incluso, nos cuesta comprender e incorporar lo que está sucediendo, de ahí, la percepción de impotencia, desesperanza y desánimo que inunda esos momentos.

Pensar en suicidarse puede sentirse como una vía de escape para terminar con el dolor que se experimenta. Fantasear con la muerte puede ser para algunas personas algo parecido a esperanza y alivio, como una salida a una situación que creen que no pueden afrontar y que nunca cesará.

Ante estos momentos complejos, a cualquier persona, se le podría pasar, fugazmente, la idea de desaparecer, el deseo de acostarse y no despertar, o de morir (no de matarse). Estas ideas (ideas fugaces, sin intención ni planificación), insistimos una vez más, son frecuentes, más habituales de lo que creemos. Pero, son sólo ideas, y es importante realizar una labor de prevención para que se mantengan en este estadio.

Es un mito muy extendido pensar que si una idea está en nuestra mente es porque se va a llevar a cabo, esto es un sesgo de pensamiento que se denomina “fusión pensamiento-acción”.

No porque imaginemos o pensemos en querer desaparecer quiere decir que realmente queremos, pero si es importante ser conscientes de estas ideas y entender porque están ahí.

La visibilización supone también identificación, conocer mejor los indicadores de aquellos casos en los que existe un riesgo real. Y si hay dudas, consultar y buscar orientación con un profesional sanitario.

9 Mitos que perjudican en la prevención de suicidios

Mitos en la idea de suicidio

Los mitos según Wekstein (1979) y Davison y Neale (1996)

  • “Hablar y preguntar sobre el suicidio puede inducirlo”. Expresarse y desahogarse sobre las ideas de muerte suponen un alivio para quienes las tienen. Poder hablar con naturalidad del suicidio puede contribuir a disminuir la importancia que se confiere a la mera idea y las emociones que le acompañan. Permite expresar cuales son las situaciones que están originando estas ideas y por tanto las posibles soluciones.
  • “El suicidio siempre es un acto impulsivo”. El acto puede ser impulsivo, pero previamente al acto suelen existir ideas de suicidio que es necesario detectar. Existen una serie de factores de riesgo, algunos de los cuales son el aislamiento o el consumo de drogas.
  • “Suicidarse es un acto de cobardía”. Cuando alguien llega al suicidio es porque sufre un intenso malestar, siente que no lo puede manejar y que nunca terminará. La desesperanza sobre una futura mejoría y la impotencia, generan mucho sufrimiento y limitan la búsqueda de soluciones.
  • “La persona que se suicida es porque desea morir”. Cuando las personas experimentan ideas de muerte no es porque deseen la muerte, sino porque en ocasiones, no conocen, o no tienen consciencia de que hay otras salidas para parar su sufrimiento.
  • “Las personas que se suicidan tiene una enfermedad mental”. Este es uno de los mitos y de los prejuicios sobre la salud mental más extendidos y no tiene porqué ser así.
  • “Si alguien amenaza con suicidarse es porque no se va a llevar a cabo”. Un alto porcentaje de personas que se suicidan hablaron previamente de ello. La “amenaza suicida”, aunque pueda ser considerada como una llamada de atención, es también un indicador de alto riesgo, y desde luego es un indicador del sufrimiento de una persona.
  • “La conducta suicida se hereda”. El suicidio es de origen multicausal. La conducta suicida no se hereda. Hay estudios que concluyen que hay cierta predisposición genética a padecer algún tipo de desorden emocional, pero ni tan siquiera ello tiene una relación directa con el suicidio.
  • “Las personas que tras un intento de autolesión no mueren, es porque no deseaban morir, porque si no lo hubieran conseguido”. En algunas ocasiones el plan ha fallado, pero no porque no quisieran hacerlo. Si no se trata, la probabilidad de suicidarse se incrementa tras un intento previo.
  • “Solamente las personas que tienen problemas graves se suicidan”. El suicidio es multicausal. En ocasiones, personas que sufren diversos factores de estrés, no siendo considerados graves, pueden presentar ideas de suicidio, o intentos autolíticos.

Pautas en la prevención de suicidios

Pautas en la prevención de suicidios

El suicidio es un grave problema de salud pública que puede prevenirse con las intervenciones adecuadas.

Es indudable que tiene una magnitud que requiere de una respuesta del mismo nivel, integral y coordinada, donde todas y todos debemos participar: administración, instituciones y profesionales sanitarios.

Algunas recomendaciones que conviene tener en cuenta:

  • Si en algún momento tienes ideas de suicidarte, en cualquiera de sus versiones e intensidades (me gustaría no levantarme, desearía morirme, si pudiese desaparecería, si pudiese me mataría…) o estás pensando en cómo hacerlo, consulta lo antes posible con un profesional de la Psicología, Psiquiatría o un médico especializado.
  • Si sientes un fuerte impulso de hacerlo, no lo dudes, vete a urgencias del hospital más cercano y cuenta lo que te pasa.
  • Puedes posponer cualquier decisión de suicidio, probablemente se vaya reduciendo la intensidad de las ideas y del “dolor” que sientes, y puedas ver que hay otras salidas.
  • Recuerda que pensar o sentir algo no significa que sea así. Puedes sentir que no hay solución, puedes pensar que es la única salida, pero es solo un pensamiento, no es una realidad.
  • Aprender a tolerar y no asustarnos ante las emociones displacenteras más intensas, de malestar, angustia, etc., hará que no se conviertan en sufrimiento, y al no ser tan intensas, no buscaremos desesperadamente una acción que elimine ese “dolor”, sino que nos podrá acompañar mientras buscamos soluciones.
  • Piensa en otras situaciones en las que has resuelto problemas que antes considerabas irresolubles. Te recordará que, aunque algo sea más difícil de abordar, no tiene que ser imposible.
  • Piensa en cómo te sentirás una vez que hayas resuelto el problema.
  • Piensa, –si es posible en este momento–, en razones para vivir.
  • Si ya lo has intentado en alguna ocasión o recientemente, acude cuanto antes a un psicólogo o psiquiatra. Este hecho genera mucha confusión e incluso vergüenza, es habitual, pero no te dejes llevar por ellos y céntrate en la búsqueda de información y soluciones.
  • Cuenta con otras personas de confianza en estos momentos, no tenemos porqué ser capaces de resolver las cosas solos, en muchas ocasiones tenemos que aceptar nuestros bloqueos y limitaciones, esto forma parte de la vida de cualquier persona.
  • Si eres un familiar o alguien cercano a personas que hayan expresado en ocasiones su intención de suicidarse, o lo hayan hecho, también es muy importante disponer de información, incluso acudiendo a personal sanitario experto. En algunos casos, ante una vivencia con tanto impacto emocional, puede ser muy conveniente abordar con un psicólogo o psicóloga, esta experiencia.

Estas pautas son orientaciones generales, tienen el objetivo de motivar la reflexión. Pero creemos que en la prevención de suicidios es esencial que, ante cualquier indicio, se busque orientación e información, acudiendo a un especialista sanitario.

Solo un psicólogo, psicóloga o psiquiatra, que conozca tu situación concreta va a ofrecerte un abordaje y las pautas precisas para ti y tu situación, y podrá proponerte la estrategia y las soluciones más adecuadas.

Guías y enlaces de interés en la prevención de suicidios

Mejores guías prevención de suicidios

Hemos realizado una recopilación de algunas de las guías y enlaces en español que consideramos valiosos para la prevención de suicidios, especialmente dirigidos a las personas con ideas suicidas, a sus familiares, allegados y a docentes (clic en cada imagen siguiente para verla o descargarla )

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 14 • Nota Media: 4.8)