La terapia de pareja: Caminar hacia el cambio

La terapia de pareja: Caminar hacia el cambio

(Tiempo de lectura 15 minutos)

En nuestro trabajo en Psicología en terapia de pareja nos encontramos con frecuencia con una frase, un pensamiento con el que se intenta explicar por qué está en crisis una relación de pareja: “ya nada es igual, han cambiado demasiadas cosas, ahora todo es diferente”.

Conviene recordar la famosa frase de Schopenhauer: “El cambio es la única cosa inmutable”.

En la vida todo está en constante evolución, y vivir es caminar en el cambio. Más aún cuando se trata de una relación de pareja, en la que dos personas diferentes comparten experiencias, aprendizajes, actividades, personalidades, emociones… si nada cambiara, entonces sí habría que preocuparse.

En definitiva, el cambio no es el problema, una relación de pareja evoluciona, y lo hace porque las personas que componen la pareja evolucionan, viven nuevas experiencias, dificultades, retos y aprendizajes, y la pareja, necesariamente, tiene que cambiar y adaptarse.

En terapia de pareja con frecuencia escucho la frase: «Ya nada es igual, han cambiado demasiadas cosas». El problema no son los cambios, sino que la pareja no sepa adaptarse a ellos Clic para tuitear

El valor de la terapia de pareja

El valor de la terapia de pareja

Si la salud emocional de una persona requiere desarrollar competencias, habilidades y fortalezas para afrontar los cambios, ¿cómo no iba a ser así en la salud emocional de la pareja?

El objetivo de la terapia de pareja es ofrecer estrategias a la pareja y a las personas que la forman, para saber afrontar las dificultades y adaptarse a los cambios, y hacerlo en equipo, beneficiándose de los potenciales de cada miembro de la pareja, y sobre todo, aprovechando la energía y seguridad que ofrecen unos buenos apegos y adecuados vínculos afectivos.

Aunque todos conocemos el término “terapia de pareja” hay cierto desconocimiento y también bastantes inexactitudes sobre qué es, cuál es su valor y su importante utilidad.

Igual sucede con el concepto de “pareja” sobre el que hay numerosos mitos y creencias erróneas –como la media naranja, o el mito del amor romántico–, o más aún sobre qué es una “buena” o una “mala” relación de pareja.

Antes de profundizar en el valor de la terapia de pareja, nos gustaría plantearte unas preguntas de reflexión:

¿Cómo definirías tu relación de pareja? ¿Sientes que tu pareja te entiende y comprende tus necesidades? ¿Te escucha? ¿Le escuchas? ¿Os sentís a gusto juntos? ¿Sientes que eres más tú en pareja o al contrario, la pareja te hace más invisible? ¿Llegáis a acuerdos fácilmente o supone un problema? ¿Crees que tu pareja está en crisis?

Cuándo acudir a terapia de pareja

Cuando nos preguntan por el momento en el que conviene que una persona acuda a consulta de Psicología, la respuesta es: “cuando las dificultades emocionales empiezan a condicionar tu día a día, por su intensidad y frecuencia, y porque sientes que no tienes información, estrategias o recursos suficientes para afrontar esas dificultades”.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Si trasladamos la pregunta al ámbito de la pareja ¿cuándo sería ese momento? Pues la respuesta es más directa y corta: cuanto antes.

Aunque en los tratamientos psicológicos individuales insistimos mucho en la prevención, en que es importante entrenar y cuidar nuestras competencias emocionales –al igual que cuidamos nuestra salud física–, en lo relativo a la pareja, la prevención es crucial. Y lo es porque, con demasiada frecuencia, se acude a terapia de pareja cuando la relación está muy dañada, hay una distancia enorme entre los miembros, y los vínculos afectivos tienen profundas heridas que se remontan en el tiempo.

Acudir a un proceso terapéutico cuando surgen las primeras dificultades es muy útil, ya que los procesos de terapia son muy eficaces en esos momentos. Los vínculos afectivos se mantienen fuertes y se tiene la motivación y la flexibilidad para que se produzca un buen nivel de comunicación en la pareja.

En estas etapas iniciales aún no dominan emociones como el resentimiento, la frustración, la ira o la culpabilidad.

Es importante anticiparnos y acudir a terapia de pareja antes de que se haya producido una crisis importante. Creemos que es muy útil prepararse con recursos necesarios para afrontar nuevas situaciones en las que presientes o ya comienzas a notar ciertas dificultades.

La pregunta es ¿por qué no aprovechar el conocimiento científico y experiencia de especialistas en terapia de pareja? ¿Por qué practicar el “ensayo-error” en un tema que es tan delicado y complejo? Muchas personas en este proceso se agotan, lo pasan mal o sufren, se daña la relación y se altera la convivencia en familia.

Algunas de estas situaciones pueden darse más durante las distinta etapas del ciclo de la pareja: empezar a vivir juntos, cambiar de domicilio, cambios de trabajo, enfermedades familiares, el nacimiento de un hijo o hija, cambios vitales o también cambios emocionales: desmotivación, desesperanza, infidelidad, celos…

La terapia de pareja va a ofrecer estrategias probadas en Psicología para potenciar la comunicación e intensificar el vínculo afectivo, y tener más recursos para superar estas nuevas etapas y experiencias.

Algunas dificultades frecuentes que se ven en terapia de pareja

Problemas en la relación y terapia de pareja

A continuación nos vamos a referir a algunas dificultades frecuentes en los motivos de consulta:

¿En qué consiste la terapia de pareja?

La terapia de pareja facilita un espacio de revisión, reflexión y aprendizaje. Su principal función es dotar a las personas del conocimiento, las estrategias y las herramientas para que la relación evolucione, se adapte a los cambios y afronte las dificultades, fortaleciendo el vínculo afectivo y la comunicación.

Esto implica adquirir y entrenar habilidades y recursos para una comunicación eficaz, estimular y motivar la autorreflexión, la escucha activa, la empatía, la comprensión y la identificación de necesidades propias y de la otra persona.

En el proceso de la terapia de pareja, las personas adquieren consciencia de la relación de una forma más clara, sin sesgos, creencias, ideas erróneas o falsas interpretaciones. Y pueden tomar decisiones sobre la relación: por qué merece la pena continuar, cómo hacerlo, qué cambiar, hacia dónde orientar la relación, o también, decidir terminarla y elegir el modo de hacerlo, regulando el inevitable coste emocional.

La terapia de pareja en Área Humana

Terapia de pareja en Área Humana

La decisión de acudir a terapia de pareja es siempre delicada. Muchas veces plantear a tu pareja esta posibilidad puede implicar un problema: “Pero, ¿tan mal nos va? ¿De verdad que es tan grave?” Es bueno explicarle a tu pareja lo importante de la prevención y de las ventajas que tendréis si potenciáis los puntos en común y lo bueno que tenéis. Es determinante para ello conocer y trasladar bien a tu pareja cómo es una terapia de pareja, por eso vamos a explicar brevemente, cómo es la terapia de pareja en nuestro Centro de Psicología Área Humana.

Estudio y valoración de la pareja

Hay un proceso inicial de valoración, que consta de varias sesiones con los miembros de la pareja. Se tiene siempre una visión constructiva en esta fase, en la que se valoran diferentes aspectos más externos: cuál es el principal motivo de consulta, los conflictos más relevantes, cómo se suelen resolver, cómo es la experiencia de pareja, cuál es el contexto de la pareja –familiares, residencia, económicos, laborales…–, cómo es el ocio en pareja, cómo es la comunicación… entre otras muchas cuestiones. Y otros más profundos buscando los aspectos encubiertos de las dificultades que hay y potenciando la reflexión sobre la pareja.

Estudio y valoración individual

A continuación se realizan sesiones individuales, para valorar de manera más pormenorizada aspectos como las variables y tendencias de personalidad, dificultades emocionales, experiencias, historia familiar de cada miembro de la pareja.

Es fundamental comprender que, en ocasiones, aspectos individuales pueden estar afectando de manera decisiva a la relación. Es a lo que nos referimos cuando decimos que cada persona «lleva su mochila» –experiencias pasadas, duelos sin resolver, pérdidas, carencias, estados de ánimo, ansiedad, miedos, expectativas…–.

Nuestro trabajo es valorar estos aspectos individuales y motivar a realizar un trabajo personal para propiciar cambios que también generarán cambios en la pareja. Además, ofrecemos la posibilidad de complementar la terapia de pareja con tratamientos individuales, con plena coordinación, y siempre con el consentimiento de la pareja, para que el proceso genere sinergias muy positivas.

Estrategia y Plan de trabajo

Tras la valoración se presenta un plan de trabajo personalizado y adaptado a las necesidades de la pareja, que se ajuste a la realidad, que ayude a adquirir herramientas de gestión de las dificultades y a potenciar las fortalezas.

Cuando se presenta la estrategia o plan de trabajo, es también el momento para aclarar algunos conceptos, ideas o creencias erróneas o inexactas, que se han podido detectar en la fase de análisis y valoración. Es una fase para informar y hacer pedagogía. Se facilitan las lecturas adecuadas. Se proponen ejercicios prácticos.

Los aprendizajes en la terapia de pareja

Una buena relación de pareja se basa en la intimidad, el deseo y el compromiso y en cuidar y atender el vínculo afectivo que une a sus miembros. Un vínculo de seguridad, de protección, respeto, confianza, comprensión, complicidad…

Una relación de pareja no debe ser limitante, está compuesta por dos personas diferentes –no es una entidad homogénea– y por tanto tiene que permitir que convivan espacios comunes, compartidos, con tiempos y espacios independientes, de autonomía, privados.

Durante la terapia aprendemos a poner palabras a lo que nos sucede. Son conceptos necesarios que nos aportan luz para entender y cambiar lo que está sucediendo. Apegos, vínculos, relación de pareja, pareja compañera, pareja intermitente, etc. Una pareja puede tener un vínculo –por motivos económicos, familiares, emocionales– y no ser una relación de pareja, en el sentido estricto

Trabajamos el ser consciente y poder describir cómo es nuestra pareja, proceso necesario para continuar con los progresos.

Cada persona y cada pareja tiene diferentes circunstancias, contextos, objetivos, necesidades… sobre los que se reflexiona para determinar las estrategias y planes de trabajo específicos a establecer, ajustando expectativas sobre lo que es posible conseguir o no.

Se conocen y ponen sobre la mesa los aspectos que cada pareja prioriza: el deseo, el diálogo, el ocio, la seguridad, los afectos, la comprensión… Lo importante es que haya coherencia entre lo que la persona necesita y desea, y lo que la pareja ofrece o pueda ofrecer. Este equilibrio es importante.

Parte de un proceso positivo conlleva ser consciente de los motivos por los que podríamos decidir renunciar o ceder a determinados deseos para equilibrar la pareja. Esta consciencia evitará la frustración e insatisfacción y consolida los acuerdos a los que se llegan por el bien de la pareja.

El objetivo es el bienestar emocional

La terapia de pareja, como decíamos al principio, tiene como principal función dotar a los miembros de la pareja de los recursos y capacidades para adaptarse a los cambios y superar las dificultades, y de este modo renovar y fortalecer su vínculo afectivo, pero… siempre que sea esto lo que deseen.

El objetivo principal de la Psicología es el bienestar emocional de la persona, y la terapia de pareja comparte esta finalidad. Durante el proceso de terapia se busca que sus miembros reconozcan e identifiquen cómo es su relación y hacia donde quieren dirigirla.

Vamos a ayudarles a responder a cuestiones cruciales:

  • ¿Se puede reparar el vínculo? ¿Puede renovarse la relación?
  • Merece la pena el esfuerzo que será necesario realizar.
  • ¿Qué oportunidades hay en este momento? ¿Qué debilidades?
  • ¿Qué te aporta la relación? ¿Qué aportas tú a la relación?
  • ¿Cuál es tu momento vital? ¿Cómo encaja esto en tu relación de pareja?

En cualquier caso, se decida continuar la relación o resolverla, la terapia de pareja va a ser muy valiosa. Las personas serán conscientes, durante el proceso de terapia, de cómo es su relación de pareja, pero también de cómo afrontan las relaciones afectivas, y podrán elegir qué hacer, y si deciden terminar la relación, van a saber hacerlo de un modo más conciliador desde un estado de mayor autoconocimiento y autorregulación emocional.

Desde nuestra experiencia como psicólogas hemos asistido con frecuencia a consultas que se iniciaban como terapia de pareja en las que alguno de sus miembros han descubierto cuestiones cruciales que han decidido trabajar en tratamientos individuales, ya que estas cuestiones afectaban no sólo a la pareja, sino a muchos otros ámbitos de su vida.

Es muy importante resaltar que hay que estar abiertos o abiertas al cambio, a reflexionar sobre lo que está dentro de la propia mochila, lo que está interfiriendo en la relación, a conocer las propias tendencias y aprender a modificarlas. A no caer en la tentación de percibir que “yo SÍ pero la otra persona NO”. Tratar de no juzgar. El solo hecho de asistir a terapia de pareja es una predisposición de cambio para ambos, pero es un proceso y cada persona tiene su propio ritmo.

¿Cómo es un proceso de terapia de pareja? Explicamos cómo es esta terapia en Área Humana, y aclaramos creencias erróneas, mitos e inexactitudes sobre la especialidad Clic para tuitear

Mitos sobre la terapia de pareja

Mitos sobre la terapia de pareja

Infografía sobre terapia de pareja

Clic para ampliar

“La terapia de pareja resolverá todos nuestros problemas”

La terapia de pareja favorece el autoconocimiento y también establecer objetivos concretos y alcanzables para mejorar el vínculo de la pareja, pero el trabajo lo realiza la pareja, la terapia propone objetivos, aporta herramientas pero son los integrantes de la pareja los que ponen en marcha el cambio. Además, tal y como mencionamos anteriormente, algunas dificultades son específicas de la persona, no de la pareja, aunque, indudablemente, repercutan en ella.

“El psicólogo o psicóloga media en los conflictos y dice quien tiene la razón”

¡Esto no nos corresponde! Las psicólogas y psicólogos no somos jueces, no decidimos quién lleva razón, lo que hacemos, a través de un contexto terapéutico, es favorecer la adquisición de habilidades para mejorar la comunicación, la resolución de conflictos y la negociación.

“Desde las primeras sesiones se tienen que notar cambios”

En Psicología, en ciencia, no hay “varitas mágicas”. Los tratamientos psicológicos, las terapias de pareja, son procesos, que necesitan trabajo, tiempo, dedicación y constancia. Es muy importante el análisis y la definición de un plan de trabajo, pero, definitivamente, es trabajo y dedicación.

“Lo hemos probado todo, pero la terapia de pareja es nuestro último recurso”

Hemos hablado de que conviene acudir a la terapia de pareja en una fase en la que la relación y el vínculo no estén muy dañados. En estas etapas, aunque hay posibilidades de “reparar” la pareja, puede haber sentimientos que hacen más complicado y difícil conseguirlo. Por eso es muy importante ver el carácter preventivo de los procesos de terapia.

“En los procesos de terapia de pareja si se discute es por que se están resolviendo los problemas”

La terapia de pareja propicia un contexto, un espacio en el que se pueda compartir, expresar y comprender. Y para lograrlo la psicóloga o psicólogo, debe establecer un método que facilite la fluidez de este proceso, sin interrupciones, faltas de respeto, intimidación o cualquier otra acción que perjudique una libre y clara expresión. Durante la terapia se impulsa un estilo de comunicación asertivo, sin agresividad, empático. Hay que desechar la idea de que algo expresado estilo “olla a presión” supone algún tipo de ventaja.

“Si la pareja rompe, la terapia de pareja ha sido un fracaso”

Cuando se comienza una terapia de pareja es importante comprender que el objetivo es tener una relación de pareja sana y satisfactoria, que aporte bienestar emocional a sus miembros. El proceso de terapia de pareja permite visibilizar aspectos de la pareja de los que tal vez nunca se había hablado, de los que no se era consciente. Esos descubrimientos facilitan una adecuada toma de decisiones, estas pueden ir en la dirección de tratar de renovar la relación o bien de terminarla. Salir de una situación claramente insatisfactoria sin duda también es un éxito. Si además se sale con un mayor conocimiento de lo sucedido y de uno mismo, con más empatía hacia la otra parte y con estrategias valiosas lo es aún más.

“En la terapia de pareja no se debería hablar del pasado, por que es remover los trapos sucios”

En el proceso de terapia de pareja se trabaja en diferentes planos, en las dificultades actuales, en cómo manejarlas, y también en experiencias pasadas que puedan permitir entender cómo surgen los conflictos, y que pueden arrojar luz sobre la forma de resolverlos en la actualidad.

Aspectos que se trabajan

Este es un listado amplio de cuestiones que se trabajan en terapia de pareja, hay muchos más, y también, en ocasiones, muchos de esta lista no son relevantes en determinadas relaciones de pareja:

  • Tener consciencia de la trayectoria de vuestra pareja, cómo habéis afrontado situaciones felices, situaciones difíciles, cómo son las relaciones con personas de vuestro entorno, qué decisiones que habéis tomado juntos o juntas.
  • Reflexionar sobre cómo te sientes dentro de la relación de pareja, cuáles son tus expectativas, necesidades, deseos, anhelos.
  • Analizar y aprender a diferenciar entre las necesidades individuales –nuestra mochila– de las de la pareja.
  • Ser responsable y no “volcar” las frustraciones propias en la pareja.
  • Cuidar y atender las necesidades que son comunes.
  • Respetar los tiempos individuales de cada persona.
  • No imponer demandas desproporcionadas, ni chantajes, ni manipulaciones, o exigir contrapartidas.
  • Aprender a ajustar expectativas irreales sobre la relación.
  • Corregir atribuciones erróneas: todo lo malo de la pareja es culpa del otro y lo bueno es mérito mío.
  • Aprender a hacer interpretaciones correctas a través de preguntas.
  • Dejar de creer que siempre se tiene la razón.
  • Dejar de creer que se sabe lo que la otra persona piensa.
  • Dejar de tener una actitud de defensa o de ataque o agresiva.
  • Dejar de juzgar la conducta de la otra persona o etiquetar.
  • Adquirir habilidades y competencias: comunicación, asertividad, escucha activa, empatía, resolución de conflictos, aceptar y hacer críticas, y aceptar y hacer elogios.
  • Tomar decisiones en equipo.
  • Pedir perdón y dar las gracias, alabar y reforzar a la pareja por sus logros.
  • Aprender a no hacer reproches gratuitos.
  • Potenciar un tiempo de pareja de calidad con actividades gratificantes para los dos

Si has elegido compartir tu vida con otra persona, la terapia de pareja puede ser un proceso muy enriquecedor. Ya sea para hacer prevención, o para afrontar una etapa difícil con una estrategia más eficaz y certera, los conocimientos y recursos que vas a adquirir, sin duda, van a elevar tus capacidades y competencias emocionales.

Autoras

Psicóloga Madrid. Mariola BonilloMariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria. Sexóloga. Experta en Terapia de Pareja. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Psicóloga Madrid Beatriz PiñasBeatriz Piñas

Psicóloga Sanitaria. Especialista en intervención clínica y Terapia de Pareja. Experta en desórdenes emocionales.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana
Recuerda que el contenido de este artículo es información, y aun siendo científico y riguroso y estar elaborado por un equipo de expertos y expertas, tiene un carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizado o interpretado como diagnóstico psicológico o médico. En el ámbito de la Salud son fundamentales los especialistas y profesionales acreditados que siempre valorarán las características individuales de cada persona.

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 9 • Nota Media: 4.9)