132018Feb
No alcanzar el orgasmo: el placer esquivo

No alcanzar el orgasmo: el placer esquivo

(Tiempo de lectura: 12 minutos)

En ocasiones puede resultar difícil alcanzar el orgasmo. Hay muchos motivos para que esto suceda, y podríamos considerarlos normales en buen número de los casos. Pero, si la frecuencia y el contexto en el que se producen las dificultades, generan angustia, malestar e insatisfacción, y se reiteran las ocasiones en las que no se alcanza el clímax, podríamos estar ante anorgasmia o falta de orgasmo.

Esta dificultad no es nueva, ha afectado a las relaciones sexuales desde hace mucho tiempo, pero tal vez, en la actualidad, cuando disponemos de la información y el conocimiento sobre sexualidad, y hemos superado tabúes y prejuicios, demandamos el derecho a disfrutar del placer con más plenitud y libertad. De ahí que cada vez más personas no se resignen a tener relaciones sexuales sin obtener de ellas el deseado placer.

Invito a seguir afrontando de forma activa y responsablemente dificultades como la anorgasmia. En primer lugar porque hablamos de un tema esencial: nuestra vida sexual, pero también porque el grado de éxito de los tratamientos es muy elevado.

Para ponerse en marcha, es necesario tomar decisiones, y para hacerlo necesitamos información. Este es el sentido de mi artículo. Espero que os sea útil.

¿Qué es la anorgasmia o falta de orgasmo?

Anorgasmia o ausencia de orgasmo

La anorgasmia o la dificultad para alcanzar el orgasmo es un disfunción sexual que aparece con diferentes grados y contextos. Los autores coinciden en considerar 5 grupos para clasificar la anorgasmia:

  1. Anorgasmia primaria. La persona nunca ha sentido un orgasmo, ni masturbándose, ni en pareja.
  2. Anorgasmia secundaria. Tras un tiempo en el que se han tenido orgasmos, se inicia un período en el que ya no se alcanzan.
  3. Anorgasmia absoluta. La persona es incapaz de alcanzar el orgasmo.
  4. Anorgasmia relativa. Se alcanza el orgasmo, pero sólo con determinadas técnicas o procedimientos (por ejemplo, masturbándose exclusivamente).
  5. Anorgasmia situacional. La persona sólo alcanza el orgasmo en situaciones específicas (por ejemplo, en situación de riesgo o en determinado contexto).

En primer lugar, es importante destacar que la dificultad para alcanzar el orgasmo o la falta de orgasmo no significa que no exista deseo sexual. La falta de deseo sexual es un aspecto relevante en la relación sexual, pero la ausencia de orgasmo o la dificultad orgásmica suele darse después de una fase de excitación normal.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Podría interesarte mi artículo: Falta de deseo sexual ¿Un asunto de hombres?

La anorgasmia afecta a ambos sexos, pero es más frecuente en las mujeres. En una reciente revisión de 34 estudios, las cifras de anorgasmia femenina oscilaban entre el 20% y el 50%, mientras que este porcentaje descendía por debajo del 10% en los hombres.

En mi trabajo como sexóloga, vengo observando que aunque la anorgasmia incide más en las mujeres, la consulta sobre dificultades para alcanzar el clímax en las relaciones de pareja, proviene de personas de ambos sexos, dado que la dificultad en uno de los miembros de la pareja afecta claramente a la satisfacción de ambos.

Si bien hay causas orgánicas como traumatismos y lesiones, consumo de determinados fármacos, consumo de alcohol o drogas, enfermedades o dolor crónico, entre otros, es importante destacar que, la mayoría de los factores que desencadenan la anorgasmia tienen un origen psicológico: aspectos de la personalidad (perfeccionismo, impaciencia, tendencia al control…), dificultades emocionales o creencias, ideas o mitos que sesgan y condicionan la vivencia sexual.

Aproximadamente el 95% de los factores que están en el origen y mantenimiento de la anorgasmia o falta de orgasmo, son de índole psicológica Clic para tuitear

Para comprender la anorgasmia o la dificultad para alcanzar el orgasmo, es importante conocer cómo funciona la respuesta sexual humana.

La respuesta sexual: Cómo se alcanza el orgasmo

Orgasmo y respuesta sexual

La respuesta sexual humana cuenta con 4 fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución.

Tal y como muestra la imagen, la respuesta sexual del hombre y de la mujer presenta diferencias, aunque en ambos géneros son producidos por una dosis suficiente de estimulación sexual de las zonas erógenas placenteras. Si la dosis de estimulación es la adecuada, y la persona focaliza su atención y concentración en los estímulos sexuales placenteros que reciben a través de todos sus sentidos, a los 20 segundos aproximadamente el cuerpo se activa ante el placer.

Las células del sistema nervioso autónomo o parasimpático, localizadas en la médula espinal, segregan rápidamente dos sustancias, la acetilcolina y el óxido nítrico. Ambas sustancias relajan las paredes arteriales de los genitales, como resultado, la sangre fluye con mayor libertad. Los órganos sexuales se dilatan, se excitan. Simultáneamente el cerebro sigue recibiendo señales de excitación que provocan la respuesta del hipotálamo. Éste aviva la actividad del sistema parasimpático e interviene en la liberación de hormonas que intensifican la sensación de placer.

Llegados a este punto “el cerebro está al servicio de la actividad sexual”, pero si en ese momento aparece cualquier pensamiento, idea o creencia negativa (pensamientos intrusivos), se puede bloquear la excitación y dificultar e incluso impedir alcanzar el orgasmo.

Si eso sucede, depende de cada persona la re-focalización en los estímulos sexuales y la concentración en la actividad sexual, es decir, de la habilidad emocional para no restarle importancia a esos “pensamientos intrusivos” y poder pasar a la siguiente fase. En consecuencia, si se “sintoniza de nuevo” con la actividad sexual, se vuelven a sentir estímulos placenteros, y se pasa de la fase de meseta al orgasmo o clímax.

En el orgasmo el sistema nervioso parasimpático toma el control de la situación, las células que lo forman dan contracciones en la región pélvica cada segundo, el ritmo cardiaco se acelera, el ritmo respiratorio aumenta para oxigenar más deprisa. El hipotálamo a su vez recibe órdenes de segregar en el corriente sanguíneo una cantidad oxitocina y dopamina, lo que hará que vaya aumentado el placer hasta el clímax.

Tras la intensa excitación del orgasmo, aparece a continuación un estado de bienestar, somnolencia y relax. Las endorfinas y serotonina son las responsables de estas sensaciones. Para excitarse otra vez el hipotálamo del hombre, por ejemplo, antes tiene que reabsorber la serotonina liberada, es lo que se conoce como periodo refractario.

Las causas psicológicas de la anorgasmia o falta de orgasmo

Causas de la anorgasmia o falta de orgasmo

1. Conocimiento del propio cuerpo

Falta de información sobre la anatomía y fisiología de nuestro cuerpo. Cómo funciona nuestra respuesta sexual, nuestros ritmos, nuestras zonas erógenas, cuál es nuestra respuesta ante diferentes formas e intensidades de estimulación.

2. Creencias y mitos sexuales

Las existencia de creencias o mitos sexuales, muchos de ellos relacionados con roles y estereotipos de género, que han dificultado el proceso de aprendizaje de la respuesta sexual:

  • “El coito es la cima de una relación sexual”, “el mejor orgasmo es el que se tiene con el coito” o “la relación sexual completa es el coito”. Según datos recientes se sugiere que la estimulación del clítoris es muy importante y crucial en la producción del orgasmo, mientras que la estimulación vaginal, aunque muy placentera, probablemente contribuye en mínima medida a desencadenar el reflejo del orgasmo en la mayor parte de las mujeres (“La polémica clítoris vagina”, de Luis Elberdin).
  • “El hombre responsable del orgasmo de la mujer”. El orgasmo es responsabilidad de cada persona, por lo tanto ningún hombre tiene por qué asumir la responsabilidad en el orgasmo de su compañera sexual.
  • “No hay relación completa sin orgasmo”. La obsesión de lograr un orgasmo priva a muchas personas del disfrutar relajadamente de la satisfacción y el placer que se genera durante la relación sexual. Para hacer desaparecer este mito debemos tener claro que: el orgasmo no es la finalidad de la relación sexual sino que es una fase, quizás la más intensa, pero no la única, ni la más importante del encuentro sexual. Darle todo el protagonismo es un error, ya que si no se tiene o las expectativas sobre su intensidad son muy elevadas, generará frustración e incluso evitación de las relaciones sexuales.
  • “Tener orgasmos simultáneos es lo mejor”. La búsqueda simultánea convierte la relación sexual en intentos de control lo que provoca justo lo contrario a lo que se necesita para alcanzar el placer que es dejarse llevar hacia él.
Convertir al orgasmo en el protagonista absoluto de nuestra sexualidad no sólo es limitar las posibilidades del placer, sino que puede ser el origen de las dificultades para alcanzarlo. Clic para tuitear

3. Dificultades emocionales.

Las dificultades emocionales como la ansiedad, depresión o el estrés y factores de personalidad, tendencias de comportamiento y estilos de pensamiento, afectan decisivamente en un tema como la anorgasmia o la falta de orgasmo.

  • Ansiedad o Miedo como respuesta anticipada a un peligro. El orgasmo puede ser inhibido a causa de la angustia generada por diversas vivencias con respecto al orgasmo, desarrollándose en el inconsciente de la persona un mecanismo de defensa contra dicha angustia, que consiste en un hipercontrol sobre su respuesta sexual por temor a las conductas propias suscitadas, miedo por el abandono a sus sensaciones, sentimientos de culpa, remordimientos, etc. (Mi compañera, Julia Vidal, psicóloga sanitaria especialista en ansiedad y estrés, detallaba en su artículo «3 Técnicas esenciales para aprender a combatir la ansiedad»).
  • Hipercontrol y la contención de su propia respuesta sexual como respuesta a la angustia.
  • Culpabilidad ante el placer.
  • Miedo al descontrol (pérdida de conciencia).
  • Miedo al embarazo.
  • Vergüenza a exhibir determinados gestos, expresiones o emociones.
  • Ansiedad ante las demandas del compañero o compañera.
  • Aspectos religiosos.
  • Vivencias sexuales traumáticas.
  • Miedo al rechazo.
  • Baja autoestima o inseguridad.

Todos estas dificultades, generan hipercontrol, hipervigilancia o alerta, y pueden impedir el “abandono” necesario para alcanzar el orgasmo.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Los miedos están en la base de muchas dificultades emocionales | Identifica tus principales miedos

Un excesivo intento de controlar las situaciones, hace que se vigilen en exceso las propias sensaciones, los movimientos propios y de la pareja, que se esté demasiado pendiente de todos los acontecimientos, esta actitud genera angustia y tensión y contribuye a la inhibición del reflejo orgásmico.

4. Falta de comunicación con la pareja y conflictos de pareja.

Como otras disfunciones sexuales, la anorgasmia, la falta de orgasmo o las dificultades para alcanzar el clímax, puede ser el resultado de un conflicto afectivo y de pareja (hostilidad, agresión, lucha de poder, falta de comunicación, frustración por incumplimiento de expectativas…).

Según Helen Fisher, el orgasmo depende mucho del clima de seguridad que tenga dentro de su relación de pareja, y la confianza que se tengan.

Hay 4 grandes grupos de causas psicológicas en las dificultades para alcanzar el orgasmo: conocimiento y habilidades, creencias y mitos, dificultades emocionales y falta de comunicación Clic para tuitear

Una opción que empeora la falta de orgasmo: Fingirlo

La Universidad de Kansas ha elaborado un estudio que reflejaba que el 28 % de los hombres y el 67% de mujeres informaron de haber fingido el orgasmo alguna vez en su vida (Muehlenhard & Shippee, 2010).

En otra encuesta más recientes, la Trojan Charged Sex Life, llevada a cabo en 2012 en diez ciudades norteamericanas, arrojaba los siguientes datos: el 60% de las mujeres admitían haber fingido orgasmos, mientras que la proporción es solo del 19% en el sexo masculino.

Los portales AskMen.com y TresSugar.com hicieron otro estudio en el 2012 entre 50.000 personas de EEUU, Reino Unido y Australia en el que la proporción de mujeres que fingían era del 54%, frente al 34% de los hombres.

Ante la falta de orgasmo ¿Por qué se finge?

El estudio de Universidad de Kansas muestra que las razones más frecuentes por las que se fingía el orgasmo son (Muehlenhard & Shippee, 2010):

  • Por ser poco probable que el orgasmo llegue, se quiere terminar cuanto antes.
  • Para evitar consecuencias negativas (por ejemplo, herir los sentimientos de la pareja) y obtener consecuencias positivas (por ejemplo, complacer a la pareja).

La solución frente a la anorgasmia o la falta de orgasmo no es fingirlo. Te propongo 10 consejos que pueden ayudarte.

10 Consejos para hacer frente a la anorgasmia o falta de orgasmo

10 consejos frente a la anorgasmia

Infografía 10 consejos frente a la anorgasmia

(Clic para ampliar)

  1. Conoce tu propio cuerpo y reflexiona sobre las ideas que tienes asociadas a la sexualidad
    1. Fisiología, anatomía y respuesta sexual humana, métodos anticonceptivos, fantasías sexuales, etc.
    2. Estereotipos sociales y roles de géneros asociados a ser hombre o mujer.
    3. Conceptos sobre el sexo, el afecto, el amor, la vinculación afectiva…
  2. Piensa en tus ideas sobre la experiencia sexual, si lo haces con los mismos valores por los que se rigen otros aspectos de tu vida (alimentación, actividad física, vida social, laboral, etc.). Responsabilízate de tu propia sexualidad, dale el valor que tiene.
  3. Identifica las emociones que te suscitan las prácticas asociadas a la búsqueda de placer sexual, si puedes relajarte y “conectar” con la sexualidad o tienes dificultades.
  4. Amplía el conocimiento sobre la respuesta sexual. Rompe con mitos asociados a la sexualidad. La sexualidad no es sinónimo de relaciones sexuales con penetración. La sexualidad es todo un conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual, por qué le damos tanto protagonismo al orgasmo. Puede ayudarte a cambiar tu visión leer libros sobre el tema como: Tu sexo es tuyo de Sylvia de Béjar o Disfrutar del orgasmo de Joseph LoPiccolo y Julia R. Heiman.
  5. Realiza ejercicios de relajación o respiración. Yoga, meditación, mindfulness, respiraciones profundas, etc. Cualquier actividad relajante favorecerá que la relajación en la actividad sexual y poder sentir la estimulación placentera a través de los 5 sentidos.
  6. Descubre el erotismo de los cinco sentidos y cultiva las fantasías sexuales. La literatura erótica o el cine erótico elegido desde los gustos personales, pueden ser de ayuda. Erotiza tu vista, el olfato, el gusto, las caricias, descubre zonas erógenas. Estimula los sentidos atendiendo a las sensaciones que te agradan.
  7. Cuida la musculatura pélvica o pubococcígea, realizando los ejercicios Kegel. Los ejercicios Kegel, creados por Arnold Kegel en 1948, fueron ideados originariamente para prevenir y corregir incontinencias urinarias. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha descubierto que son capaces de remediar un gran número de problemas sexuales. Pautas prácticas para realizar los ejercicios de Kegel:
    • Contrae los músculos del suelo pélvico mientras aspiras aire. La sensación es similar a la de controlar los esfínteres, es decir, las ganas de orinar. Cuenta por ejemplo hasta tres.
    • Después, relaja los músculos mientras expiras el aire. La sensación es similar a cuando relajas la zona pélvica al orinar.
  8. Deja un tiempo dedicado a tu sexualidad. La actividad diaria puede significar grandes dosis de energía e impedir conectar con la sexualidad. Date un tiempo a solas para entrenar tu sexualidad, con actividades que sean de tu agrado.
  9. Si tienes pareja, dedica también un tiempo para la sexualidad de la pareja y comunícale lo que te gusta, no esperes a que lo adivine, rompe así con mito de “mi pareja debería saber lo que me gusta”.
  10. Piensa que el placer es un regalo. Con información adecuada sobre los aspectos relacionados con la sexualidad, podrás conseguir más autoconfianza y encontrar mayor placer y satisfacción en tu vida sexual.

Recuerda que la sexualidad se aprende a lo largo de nuestra vida. Y en ese devenir influyen aspectos de nuestra personalidad, nuestra situación emocional y también el contexto y las relaciones sociales, pero siempre, será nuestra forma de afrontar y vivir las experiencias la que determinará ese aprendizaje.

Anímate a reflexionar, conocer y aprender sobre tu sexualidad. Dedícale tiempo, y dedícate tiempo, para alcanzar el conocimiento para obtener el placer y la satisfacción que deseas de tu vida sexual.

No siempre es fácil adquirir ese aprendizaje sin ayuda, no te limites, no sientas ningún pudor en solicitar información y asesoramiento. Las psicólogas y psicólogos especializados en Sexología, estamos para ayudarte, a veces un primer paso lo cambia todo.

El placer, como tantas cosas en la vida, no es casualidad sino causalidad. Alcanzar el placer es un logro, ponte en movimiento y desafía tus barreras.

Autora

Psicóloga Madrid. Mariola BonilloMariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria y Sexóloga. Experta en Terapia de Pareja y Sexualidad. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 15 • Nota Media: 4.9)