222017Mar
Psicooncología: El valor de la Psicología en la superación del cáncer

Psicooncología: El valor de la Psicología en la superación del cáncer

Impacto emocional. Si hay una expresión que pueda representar las dudas, el desconcierto o los temores que nos produce la palabra cáncer, más aún, si ha estado o está presente en nuestra vida, coincidiremos en que estará claramente relacionada con las emociones. Ellas son ineludibles en el complejo proceso de esta enfermedad. No sólo para el paciente, sino también para la familia, la pareja o los amigos. Es, indudablemente, una convulsión emocional para la que no estamos preparados. Y ahí, en el apoyo psicológico al paciente con cáncer, es donde participa una de las especialidades de la Psicología: la Psicooncología.

Uno de mis objetivos como psicooncóloga es enseñar, entrenar, dotar de conocimientos, habilidades y recursos, en definitiva, capacitar a las personas que viven el proceso de la enfermedad para gestionar emocionalmente una de las situaciones más difíciles y complejas de sus vidas.

La psicooncología aspira a capacitar al paciente con cáncer para gestionar emocionalmente su proceso Clic para tuitear

¿Cómo surge la Psicooncología?

El cáncer es la segunda causa de muerte en España tras los trastornos cardiovasculares, y es la primera en años potenciales de vida perdidos. Es la enfermedad más temida, y sigue siendo considerada como prototipo de sufrimiento, malestar, incapacidad, incluso muerte.

Durante décadas el cáncer ha sido una enfermedad tan temida que procurábamos no mencionar su nombre. Afortunadamente, gracias a la información, la formación y los avances científicos que están logrando un progresivo aumento de la supervivencia, el miedo está disminuyendo, y se afronta la enfermedad con una actitud diferente, y en muchas ocasiones su evolución es similar a otras enfermedades crónicas.

Aun así, el cáncer continúa siendo una enfermedad que por su alcance y complejidad provoca todo un seísmo de emociones.

Ya en 1979 un autor llamado Holland recoge esas reacciones emocionales bajo el epígrafe: “Las 6D del cáncer”:

Death (muerte): Miedo a las consecuencias de la enfermedad

Dependency (dependencia): de la familia y del personal sanitario

Disfigurement (desfiguración): Cambios corporales físicos o funcionales.

Disability (incapacidad): Para la consecución de objetivos.

Disruption (ruptura): Principalmente de relaciones sociales.

Discomfort (malestar): Derivadas de la enfermedad y del tratamiento.

Es en este sentido en el que se hace evidente el necesario apoyo psicológico al paciente con cáncer. Necesidad de la que surge la subespecialidad de la Psicología denominada Psicooncología.

¿Qué es la Psicooncología?

La Psicooncología es un campo interdisciplinar de la Psicología y de las ciencias biomédicas, dedicado a la prevención, evaluación, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados del cáncer. Su objetivo es la mejora de las competencias comunicativas y de interacción entre los sanitarios, así como la optimización de los recursos para promover servicios oncológicos eficaces y de calidad.

Según el psicooncólogo Ramón Bayés, es una especialidad joven que llegó a España por primera vez en 1984 en las I Jornadas de Psicología Oncológica organizadas por la Asociación Española Contra el Cáncer.

Entre los principales objetivos de la psicooncología están la intervención psicológica (tanto del paciente, familiar como el personal sanitario), prevención, investigación, y la mejora del sistema de atención sanitario. Pero su principal motivación es el apoyo psicológico al paciente con cáncer, para mantener o recuperar su calidad de vida y la de sus familiares (sintomatología física, autonomía, hábitos cotidianos, nivel familiar y social, psicológico y emocional), es decir, disminuir el sufrimiento aumentando los recursos para hacer frente a la amenaza: el proceso oncológico.

Apoyo psicológico al paciente con cáncer

Psicooncología ayuda psicológica al cáncer

¿Cómo ayudamos las psicólogas o psicólogos en un proceso oncológico?

Mi labor como psicóloga en la especialidad de Psicooncología, es acompañar al paciente y a los familiares durante todo el proceso oncológico. Mi mayor objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente asesorándole o proporcionándole estrategias y recursos ante las dificultades que se vayan presentando.

20 ejemplos de apoyo psicológico al paciente con cáncer:

  1. Gestión de los tiempos de espera entre pruebas.
  2. Aceptación y manejo del diagnóstico.
  3. Pronósticos desalentadores.
  4. Imprevistos médicos: infecciones, cirugías, bajada de defensas.
  5. Efectos secundarios de los tratamientos: náuseas, vómitos, dolores musculares, etc.
  6. Gestión del dolor.
  7. Cómo transmitir malas noticias.
  8. Cambios en la imagen.
  9. Rupturas de pareja.
  10. Pérdidas de empleo.
  11. Testamento vital: documento de voluntades anticipadas.
  12. Manejo de la incertidumbre.
  13. Sintomatología depresiva.
  14. Sintomatología de ansiedad.
  15. Problemas relacionados con la sexualidad.
  16. Recaídas.
  17. Sobrecarga del paciente o del cuidador.
  18. Tomas de decisiones personales o médicas.
  19. Defensa de los derechos con familiares o con el personal sanitario.
  20. Entrenamiento en habilidades de comunicación a familiares.
20 ejemplos de cómo la Psicooncología interviene en el apoyo psicológico al paciente con cáncer Clic para tuitear

Psicooncología para pacientes. ¿Cómo se realiza el apoyo psicológico al paciente con cáncer?

Se trabaja desde la aceptación y búsqueda de alternativas. Centrándonos en el apoyo emocional, manejo y disminución de emociones como la tristeza, el miedo, la incertidumbre, la rabia…. Enseñamos habilidades de comunicación y técnicas específicas para regular la ansiedad y sus diferentes expresiones: pánico, angustia, etc.

Las emociones que experimentan los pacientes oncológicos dependen no solo del diagnóstico, sino también de los tratamientos; sus efectos secundarios repercuten en la calidad de vida del paciente y en la de su familia. Por ello es fundamental fomentar un estilo de afrontamiento basado en el autocuidado.

Las psicooncólogas y psicooncólogos tenemos un papel muy importante como apoyo al paciente, facilitando información, acompañando, asesorando, escuchando y sugiriendo, en definitiva, cuidando a la persona para fomentar en ella su autocuidado.

La psicooncología se esmera en cuidar al paciente de cáncer para fomentar en él el autocuidado Clic para tuitear

La Psicología para enfermos de cáncer actúa en todas las áreas del paciente: personal, familiar, social y laboral; ayudándole a recuperar el equilibrio que ha sido alterado por la enfermedad y mejorar su afrontamiento.

Cuidar es ir al encuentro del otro, ayudando en su individualidad, complejidad, respetando su independencia, y haciendo lo indispensable para mejorar su calidad de vida.

¿Es imprescindible el apoyo psicológico al paciente con cáncer?

Es difícil concretar qué porcentaje de pacientes necesitan ayuda psicológica, ya que previamente habría que realizar una evaluación; pero sí podríamos afirmar, a tenor de los datos de la Asociación Española contra el Cáncer, basados en estudios con pacientes oncológicos, que aproximadamente un 30% de los pacientes muestra un grado de afectación psicológica que hace prudente y muy aconsejable la atención profesional.

A pesar de la magnitud de este dato –uno de cada 3 pacientes con cáncer necesitaría apoyo psicológico– no siempre solicitan ayuda profesional, depende mucho del momento en el que se encuentren y de las variables de su personalidad.

En cualquier caso, sí podemos afirmar que el apoyo psicológico al paciente con cáncer, aun aceptando que en algunos casos podría no ser necesario, si es muy recomendable en todos, ya que el proceso que vive el paciente desde el diagnóstico, pasando por los tratamientos y la posterior evolución de la enfermedad, suponen una vivencia emocional compleja, con períodos de estrés o de tristeza muy intensos, tanto para la persona como para su entorno.

Psicooncología: El proceso emocional en el paciente oncológico

A lo largo de un proceso oncológico el paciente se enfrenta a diferentes situaciones estresantes y a emociones desagradables.

Uno de los primeros conceptos que explico a mis pacientes, y que no deja de sorprenderles, es que estas emociones, a pesar del elevado malestar que producen, tienen su duración, son necesarias y cumplen una función.

Una de las funciones más importantes de la emoción es preparar al organismo para ejecutar eficazmente una determinada conducta; por eso las emociones se definen como adaptativas, uno de sus objetivos primarios es contribuir a la supervivencia del individuo, facilitando la conducta apropiada ante determinadas situaciones.

Psicooncología el proceso emocional

Cuando recibimos la noticia de un diagnóstico de cáncer, es natural –dada la magnitud del evento y que estamos “diseñados” para ello–, que se generen intensas emociones, junto a pensamientos que interactúan con esas emociones. Estas son algunas de las emociones más significativas que experimentan los pacientes y pensamientos asociados a ellas:

  • Miedo: ¿Y si me muero?.
  • Angustia: No voy a poder.
  • Preocupación: ¿Cómo me afectarán los tratamientos?.
  • Enfado: No me ha servido de nada cuidarme todo este tiempo.
  • Tristeza: Mi vida nunca será la misma.
  • Culpa: Me tenía que haber dado cuenta antes.
  • Vergüenza: No quiero que me vean así, con este deterioro.
  • Injusticia: Soy una buena persona, no me lo merezco.
  • Impotencia: No puedo hacer nada ante esta situación, no hay nada que dependa de mí.
  • Incertidumbre: ¿Y si vuelve el cáncer? ¿Y si no me curo?.
  • Desesperanza: ¿Para qué luchar si no hay solución?.

Todas estas emociones, aunque desagradables, son naturales, necesarias y útiles para nuestra supervivencia.

Igual que el miedo nos ayuda a parar antes de cruzar una calle y así protegernos de un posible atropello; en un proceso oncológico las emociones negativas ayudan al paciente a movilizarse, modificando su afrontamiento ante la adversidad.

La preocupación contribuye a que el paciente acuda al médico, el miedo hace que deje de fumar, el enfado le ayuda a defender sus derechos como paciente… Y hay muchos otros ejemplos en los que la emoción ayuda de un modo positivo.

En el cáncer, las emociones aunque desagradables son adaptativas, la clave es identificarlas, conocerlas y regularlas para que actúen a nuestro favor.

A lo largo de la enfermedad el paciente puede pasar por varias fases, experimentando en cada una de ellas diferentes emociones. Todas estas fases requieren un tiempo y un proceso, distinto para cada paciente; no todos experimentan todas las fases, ni tampoco con la misma intensidad.

4 Fases en el proceso emocional del paciente oncológico

4 Fases proceso emocional paciente oncológicoIntervenir en perfecta sintonía con cada una de las fases es básico para que sea eficaz el apoyo psicológico al paciente con cáncer.

  1. El shock protege al individuo en una fase inicial de diagnóstico pues funciona como un mecanismo de defensa ante la amenaza de un dolor psíquico sobre una pérdida –la pérdida de la salud–.
  2. También algunos pacientes pasan por un periodo de incredulidad ante su cáncer, no aceptando su condición e incluso negando lo que les está pasando, esta es la fase de negación.
  3. El enfado constituye otra fase donde el paciente empieza aceptando su diagnóstico, aunque todavía está experimentando una especie de revolución interna donde predominan sentimientos de injusticia y de duelo sobre pérdidas o posibles futuras pérdidas en su vida (por ejemplo: pérdida de movilidad, pérdida del trabajo, y sobre todo pérdida de la normalidad cotidiana). Cuando el paciente empieza a interiorizar lo que está pasando, y dependiendo de varios factores de riesgo y de protección, puede experimentar un estado emocional marcado por una tristeza muy acentuada, que si se mantiene en el tiempo puede derivar en depresión.
  4. La última fase es la fase de aceptación de la enfermedad y de la búsqueda de soluciones ante la situación. En ella el paciente empieza a experimentar alivio y aumenta la percepción de control. Pero también nos podemos encontrar con la resignación, un afrontamiento opuesto a la aceptación y búsqueda de soluciones, en la cual el paciente se resigna, tira la toalla y considera que no hay nada que dependa de él o de ella para encontrarse mejor.
En el proceso oncológico el paciente puede pasar por fases de shock, negación, enfado y aceptación Clic para tuitear

Estas mismas fases las pueden experimentar los familiares y el entorno más cercano del paciente.

Las reacciones familiares más habituales son de protección hacia el enfermo, de rabia e impotencia ante su enfermedad, experimentando muchas veces culpa, miedo y también un duelo anticipado.

Cáncer en Escala de Acontecimientos Vitales Estresantes Holmes y Rahe

Estas emociones suceden porque “el cambio de salud de un miembro de la familia” es un evento vital estresante, representado en la “Escala de Acontecimientos Vitales Estresantes de Holmes y Rahe” (1976), en el 12º lugar, entre los 43 puestos.

En esta misma escala, la “enfermedad personal” ocupa el 6º puesto, lo que significa que el diagnóstico de enfermedad, aun siendo un evento estrenaste para los familiares, es generalmente más traumático para el propio paciente, como era de esperar.

Además, hay unas posibles consecuencias directas del diagnóstico y del tratamiento que se contemplan también en la tabla de la que hablo, y son acontecimientos vitales estresantes como: despido o cambio de responsabilidad en el trabajo, jubilación, dificultades o problemas sexuales, cambio de la situación económica, cambio de las condiciones de vida. Todas estas consecuencias, derivadas de la enfermedad oncológica, son los motivos que hacen más necesario el apoyo psicológico al paciente con cáncer.

Si las emociones son necesarias… ¿Para que necesito apoyo psicológico?

El concepto esencial para responder a esta pregunta es: adaptación. Cuando las emociones son adaptativas, es decir contribuyen al proceso de superación de la situación, estamos hablando de un afrontamiento adecuado. Pero no siempre disponemos de las habilidades, la información o estamos en el momento más idóneo.

El afrontamiento está muy ligado a nuestra forma de enfrentarnos a la adversidad, es la cualidad que denominamos resiliencia. La resiliencia es algo intrínseco de cada ser humano y es la capacidad para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas. Así, una persona resiliente es capaz de superar y aprender de las adversidades.

No obstante, la resiliencia es algo que no está presente del mismo modo en todas las personas. Es una cualidad que va a determinar el modo en el que se adapten a la enfermedad.

  1. Los pacientes resilientes van a conseguir optimizar sus recursos para mantener su salud: una rápida respuesta ante el riesgo, búsqueda de información, relaciones interpersonales positivas, optimismo y asunción de responsabilidades, etc.
  2. Los pacientes menos resilientes van a necesitar más apoyo, lo que les permitirá aprender medios de afrontamiento ante la enfermedad y sus efectos secundarios.

Mi labor de psicooncóloga es la ofrecer apoyo psicológico a los pacientes con cáncer que son menos resilientes. Una tarea que se suma al imprescindible apoyo de la familia, amigos y el entorno más próximo.

Todo este apoyo psicológico al paciente con cáncer constituye los factores de protección, imprescindibles en la reducción o atenuación de conductas inadecuadas y en la promoción de la calidad de vida del paciente.

¿Cómo identificar el momento en el que se aconseja la intervención de la Psicooncología?

Hasta el momento hemos profundizado sobre las emociones que experimentan los pacientes y su entorno a lo largo del proceso oncológico. La mayoría de estas emociones son adaptativas, es decir, son normales y habituales; ante una situación similar, todos sentiríamos emociones parecidas.

Pero es necesario diferenciar cuando las emociones se convierten en un problema, cuando se transforman en desadaptativas, limitando a la persona e impidiendo que lleve una vida normal.

Cuando la experiencia emocional del paciente sea intensa, perdure en el tiempo, condicione significativamente su día a día, y se verbalice ausencia de percepción de control ante ellas, nos encontramos con una situación que aconseja la intervención de un profesional de la Psicología, con el objetivo de proporcionar a la persona estrategias de gestión emocional.

Esta afectación significativa en el día a día del paciente, es un comportamiento visible que se manifiesta en las conductas y reacciones. Ellas nos pueden dar pistas para diferenciar si el paciente está experimentando unas emociones normales o si por el contrario es el momento de buscar apoyo psicológico.

Tabla comparativa de emociones adaptativas y desadaptativas

En la tabla siguiente hemos recogido algunas de las reacciones más habituales en los pacientes con cáncer. Por un lado las adaptativas que podríamos considerar normales y en el opuesto, las reacciones desadaptativas, que representan una forma inadecuada de gestión emocional.

(Haz clic en la imagen para ver la tabla completa)

Reacciones más habituales proceso oncológico

Conclusiones

Cuando escribí este artículo acerca del apoyo psicológico al paciente con cáncer, pensé en las personas que se ven afectadas de distintos modos por la enfermedad oncológica, por supuesto los pacientes, pero también, familiares, amigos, personal sanitario…. Las estadísticas nos dicen que en los países occidentales una de cada tres personas padecerá cáncer, pero también nos dicen que el conocimiento científico está logrando y logrará unas tasas de superación del cáncer cada vez más elevadas. Esto me lleva a una conclusión:

En la enfermedad oncológica, por el aumento progresivo del tiempo de desarrollo y evolución de la enfermedad, el modo en el que la afrontemos marcará la diferencia en nuestra vida.

En este sentido la Psicooncología representa un recurso útil en el apoyo psicológico al paciente con cáncer, valioso para aprender y adquirir una de las capacidades mas importantes cuando te enfrentas a la enfermedad oncológica: la buena gestión emocional.

Hay una creencia que sostiene que sólo los “débiles” piden ayuda, en mi opinión es una creencia errónea, yo pienso que las personas inteligentes piden ayudan, porque son ellas quienes logran identificar con claridad y rapidez sus necesidades, y valoran lo eficaz que resulta aprovechar el conocimiento y las técnicas de un profesional, en este caso, de un profesional de la Psicología.

¿Puedo contar contigo para divulgar estos conocimientos y motivar a mejorar el afrontamiento de la enfermedad en las personas que quieres?

Autora

Psicóloga Madrid. Marta de la FuenteMarta de la Fuente

Psicóloga Sanitaria en Área Humana. Psicooncóloga. Especialista en Ansiedad y Estrés. Experta en Habilidades Sociales y Asertividad. Directora del Área de Formación | Aula de Educación Emocional.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 16 • Nota Media: 4.8)