Desconfianza en la pareja. Recuperando la credibilidad perdida

Desconfianza en la pareja. Recuperando la credibilidad perdida

(Tiempo de lectura 12 minutos)

Piensa en una emoción que te gusta o te gustaría experimentar en tu relación de pareja, una que te haga sentir tranquilidad, seguridad… que te aleje del miedo o la incertidumbre. ¿La tienes? Para muchos y muchas de vosotras esa emoción es la confianza en la pareja, en tu pareja.

La confianza en la pareja es uno de los pilares fundamentales de la relación de pareja, junto al afecto, a la intimidad, a la comunicación y al compromiso.

Walter Riso, en su libro «Enamorados o esclavizados», considera que la confianza es uno de los 4 pilares básicos de una relación, cuando el objetivo es llevar esta relación más allá del inicial período de enamoramiento.

Sin confianza por ambas partes, la relación no puede ser profunda y sólida. Pero… ¿Qué significa confiar en tu pareja? Antes de continuar os animo a reflexionar sobre el significado de la palabra confianza. Y a contestar a varias preguntas:

¿Confías de verdad en tu pareja? ¿Has desconfiado alguna vez? ¿Qué hace que confíes en tu pareja? ¿Cuán importante es para ti la confianza en la pareja?

Comprendiendo el significado de confiar en tu pareja

Cómo se pierde la confianza

Si preguntamos que significado tiene la confianza en la pareja las respuestas serán muy variadas, sin embargo, habrá aspectos comunes en las respuestas: la sinceridad, la comunicación, la fiabilidad –saber que la otra persona está ahí cuando la necesitemos–, la comprensión –saber que nos va a entender y a aceptar–.

La confianza no es una elección –o no siempre–, no nos la podemos imponer.

La confianza en la pareja se construye en un proceso mutuo. Aunque puede aparecer desde el principio de una relación, en general se adquiere con el tiempo, a medida que ambas personas, con su comportamiento, la van generando; hasta que se convierte en algo habitual y fluye con naturalidad.

La confianza tiene un efecto recíproco. Si confiamos, inducimos, en mayor o menor medida, confianza. Y al contrario, si mostramos desconfianza, provocamos desconfianza.

Es curioso que cuando hablamos de confianza, pensamos en la otra persona: qué debería hacer o decir, para que confiáramos en ella. Pero mi primer consejo es que en primer lugar reflexiones sobre tu propia forma de ser. ¿Cual es tu nivel de autoconfianza? Muchas veces, la desconfianza hacia la otra persona tiene su origen en la falta de confianza en nosotros o nosotras mismas.

Antoni Bolinches, psicólogo clínico, dice en su libro «Amor al segundo intento»: “Más que buscar a la pareja perfecta, es mejor que seamos nosotros los que nos perfeccionemos para convertirnos en sujetos amorosos deseables”.

Una relación de pareja no es un hecho instantáneo, sino un devenir, o expresado de otro modo: la pareja no es sólo su presente, sino aquello en lo llegará a convertirse en el futuro. Y seremos los y las protagonistas de ese proceso, de ese devenir.

Cuando construimos la relación, si en ese proceso alimentamos la inseguridad, el miedo, las dudas… emociones como la ansiedad, la tristeza, la rabia o la culpa… debilitaremos la confianza en la pareja.

Pero insisto, el devenir de nuestra relación dependerá en gran medida de nosotros y nosotras.

La confianza en la pareja se construye con tiempo y esfuerzo, y aun así, siempre parece estar en peligro. Mariola Bonillo, psicóloga experta en terapia de pareja, nos habla de esta compleja y frágil emoción Clic para tuitear

Construyendo la confianza en tu pareja: el concepto de confianza

Antes de nada, que significa el término “confianza”.

Según la RAE: Es la esperanza firme que se tiene de alguien o algo o la seguridad que alguien tiene en sí mismo. También refiere que es la esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de determinada manera, o en que otra persona actúe como ella desea, ofreciendo seguridad propia a cada uno de los miembros y mutua.

El sociólogo y filósofo Niklas Luhmann, en su libro Confianza (2005), la define como “una actitud que no es ni objetiva ni subjetiva; no es transferible a otros objetos ni a otras personas, por tanto, tiene que aprenderse”.

Como comenta Javier de las Heras en su libro Conflictos de Pareja, la confianza hay que merecerla, hacerse digno/a de confianza, a través de sucesivas ocasiones que la persona demuestra que verdaderamente se puede confiar en ella.

Mi compañera Julia Vidal, en su artículo «Las 6 aes de la Autoconfianza», nos dice que “no nacemos con autoconfianza, sino que se aprende, se adquiere”.

Luego, ya tenemos la primera conclusión: la confianza se adquiere, se aprende, depende en gran medida en nosotros y nosotras mismas.

Para confiar y generar confianza en tu pareja en primer lugar hay que confiar en nosotros y nosotras mismas.

¿Qué significa confiar en tu pareja? El término confianza o desconfianza se usa con mucha frecuencia, pero… ¿Qué aspectos psicológicos construyen la confianza y cómo se origina la desconfianza? Clic para tuitear

El origen de la confianza

Origen de la confianza en la pareja

Si se aprende y deseamos potenciarla en la pareja, conviene que reflexionemos sobre las primeras vivencias relacionadas con la confianza.

Nos daremos cuenta que esta emoción tiene su origen en los primeros vínculos que establecemos con las figuras de apego.

John Bowlby (1989) en su teoría del apego, definió el vínculo afectivo como un sentimiento de apego, logrado en etapas tempranas con la figura o figuras cuidadoras.

Las figuras de apego son las personas que permiten obtener sensaciones de valía y seguridad a la hora de aprender y explorar el mundo. La calidad de este vínculo primario está estrechamente ligado a la seguridad y a la confianza que toda persona requiere para establecer en la etapa adulta relaciones de intimidad.

Si los vínculos afectivos mantienen un base más o menos segura, la persona logra acercarse a otras con confianza. Esto no significa que no entienda que puedan ocurrir hechos inesperados e incluso sufrir decepcionen u ofensas. La confianza no implica que no haya incertidumbre, sino que se tiene tolerancia a esa incertidumbre.

Aquí aparece una de las claves de la confianza: la posibilidad de confiar y tolerar la incertidumbre, permite la intimidad, es decir, lograr cercanía e interactuar sin miedos y bloqueos hacia otras personas por temor a recibir un daño o una decepción.

Las personas que han construido un apego seguro tienen mayor tolerancia a la incertidumbre, a las dificultades de la vida y a las emociones menos agradables, y son más capaces de confiar, tanto en ellas mismas como en los demás.

Más información en Psicología y Psiquiatría

La baja tolerancia a la incertidumbre está muy bien explicada en «La incertidumbre»

Por supuesto que en una relación de pareja no sólo interviene la auto-confianza, –este es un inmejorable punto de partida–, de nuestra pareja cabe esperar empatía, comprensión, respeto y aceptación de que lo compartido no será revelado en nuestra contra” (Manrique, 1996).

La desconfianza en la pareja puede tener su origen en la conducta de la otra persona, pero… ¿Sabes que determinadas tendencias de nuestra personalidad pueden estar jugándonos una mala pasada y confundiendo nuestra interpretación? Clic para tuitear

Cómo se deteriora la confianza en la pareja

Los sentimientos de confianza se pueden convertir fácilmente en desconfianza. Tristemente no suele suceder a la inversa.

Cuando una persona confía en otra, puede tener momentos de dudas pero no tiene porqué dejar de confiar en ella. Sin embargo, cuando la duda se prolonga, la incertidumbre aumenta, la desconfía en la otra persona aparece y se asienta. Este estado no es fácil de revertir.

Al igual que se aprende a confiar se aprende a desconfiar. La desconfianza puede convertirse en una tendencia de nuestra personalidad, por eso no conviene alimentarla sino comprender por qué se está produciendo.

También en la relación de pareja la desconfianza puede convertirse en una tendencia, incluso, si aparece, se instala y no se resuelve a tiempo, puede provocar un deterioro en el vínculo afectivo, llegando incluso a romperlo.

La desconfianza en la pareja interactúa con la comunicación en la pareja, y lo hace en las dos direcciones: no sólo provoca la dificultad de comunicación, sino que genera lejanía, distanciamiento, dificultades para expresar los sentimientos, opiniones o preocupaciones, que alimentan esa falta de comunicación. Un bucle del que no es fácil salir y que genera conductas de vigilancia, incluso mentiras o infidelidad.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Te interesará el artículo «Psicología de la Infidelidad»

Repasemos algunos de los motivos más frecuentes para iniciar ese deterioro en la confianza en la pareja.

Hay 6 conductas que pueden estar en el origen de la desconfianza en una relación de pareja Clic para tuitear

6 motivos por los que perder la confianza de tu pareja

Cómo se pierde la confianza de la pareja

  1. No comprender a tu pareja. “No sé lo que hace, siente o piensa”. Cuando no se cuidan los espacios de comunicación en pareja: baja expresión de emociones y pensamientos, falta de asertividad, no saber decir no, enfados mal resueltos…, una de las consecuencias es empezar a no entender las necesidades del otro. Ante esta situación la inseguridad aparece y seguidamente se pierde la confianza.
  2. Decir lo que se piensa de forma inadecuada, dañina y ofensiva.
  3. Las mentiras y los engaños. “Será verdad lo que me dice”. Las mentiras –a veces para no mostrar nuestras debilidades– impiden y dificultan que la otra persona nos conozca y comprenda, y de nuevo “no entender” nos genera desconfianza. Por otro lado, si se detecta o se intuye que la pareja está mintiendo y no se resuelve de modo asertivo esta duda: preguntando y hablando sobre el tema. Se podrían buscar atajos o cometer actos que complican y deterioran aún más la confianza en la pareja: investigar a nuestra pareja, mirar su móvil de nuestra o su correo electrónico. Todo ello dará como fruto una proceso que profundiza en la pérdida de confianza.
6 conductas que crean desconfianza en la pareja

Clic para ampliar

Párrafo resaltadoUna amiga me dijo que recuerda que ella no se reconocía a sí misma en su anterior relación de pareja. No confiaba en su ex-pareja porque solía mentir, no cumplir sus promesas. Ella comenzó a tener conductas como mirar su móvil por si descubría “algo”. Después de la ruptura tan dolorosa que le supuso esa relación se dijo a así misma que nunca más volvería a hacer esas búsquedas. Actualmente tiene pareja y nunca ha mirado su móvil y ni siente la necesidad de lejos, “ahora me siento yo misma”.

  1. Infidelidades. Se puede definir la infidelidad como aquel comportamiento en el que nos se respetan de manera consciente los valores, normas y compromisos que la pareja ha decidido otorgarse, ya sea de un modo explícito o implícito, y que se entienden, por ambos miembros de la pareja, como signos de respeto y lealtad. Una de las primeras consecuencias de la infidelidad es la pérdida de la confianza en la pareja. No obstante, cómo y porqué se ha producido esa infidelidad, será determinante para lograr recuperar la confianza en la pareja. Ser capaces de hablar y reflexionar sobre lo sucedido, para identificar y comprender las emociones y las conductas, será decisivo para recuperar la confianza.
  2. Promesas no cumplidas o decepciones. En esta cuestión es importante ser coherentes. Cuando tendemos a hacer promesas con cierta “frivolidad”, y luego no cumplirlas, podemos generar desconfianza, hasta el extremo de que no se crea nada de lo que prometemos. Esto afecta en una doble dirección, perdemos crédito para la otra persona, pero también perdemos autoestima. Es conveniente ser realistas y sinceros o sinceras con lo que prometemos. Siempre es mejor decir “Voy a intentar…” o “Si todo va bien haré…” que afirmar con rotundidad que haremos algo que no depende sólo de nuestra intención. De igual forma, a veces tenemos que ajustar nuestras expectativas. Podríamos sentir decepción porque esperamos algo de nuestra pareja, no porque ella lo haya prometido, sino porque nosotros o nosotras así lo esperamos.
  3. Percibir a la pareja poco consecuentes con sus actos o “irresponsable”.

Os invito a leer mi artículo: «Cómo superar la infidelidad».

Motivos para la desconfianza que dependen sobre todo de ti

  • Expectativas sobre la relación de pareja y el amor.
  • Inseguridad, miedo a la intimidad y al compromiso.
  • Experiencias previas de pareja anteriores.
  • Dependencia emocional.
  • Miedo al abandono.
  • Baja tolerancia a la incertidumbre.
La desconfianza en la pareja puede tener su origen en la conducta de la otra persona, pero… ¿Sabes que determinadas tendencias de nuestra personalidad pueden estar jugándonos una mala pasada y confundiendo nuestra interpretación? Clic para tuitear

Decálogo para potenciar y/o recuperar la confianza en la pareja

Infografía decálogo para potenciar la confianza en pareja

Clic para ampliar

10 estrategias que dependen de tus actos, para potenciar, reforzar o recuperar la confianza en la pareja.

  1. Conócete bien, aprende a confiar en ti mismo o en ti misma, analizando cuáles son tus fortalezas y debilidades e intentando mejorarlas.
  2. Comprende tus emociones, interpretándolas correctamente y expresándolas, pero cuida la forma de hacerlo.
  3. Observa, valora y refuerza las cualidades que te gustan de tu pareja. Expresa con sinceridad, con asertividad, aquellos actos que hace que sientas incomodidad, malestar o inseguridad.
  4. Sé consecuente y responsable de tus actos, y promete solo aquello vayas a poder cumplir.
  5. Asume los errores, admítelos, pide perdón y aprende a perdonar. Hay que tener en cuenta que la confianza también se construye superando momentos de decepción o de duda.
  6. Expresa tus opiniones y emociones para llegar a acuerdos sin generar tensión, empatizando con las emociones y necesidades de tu pareja.
  7. Busca momentos al día de intimidad para compartir alegría, sentido del humor y expresiones de afecto y también de deseo.
  8. En la toma de decisiones con tu pareja busca el momento adecuado, sin procrastinar, pero tampoco de forma precipitada. Ten en cuenta y respeta la opinión de tu pareja aunque estés en claro desacuerdo.
  9. Comparte con naturalidad: las alegrías, las preocupaciones, lo éxitos, los fracasos… tienes un proyecto común con tu pareja. Funciona en equipo, tu pareja es la persona aliada no tu competencia.
  10. Ten espacio para ti, para tu autocuidado. Tú eres fundamental.

Cómo decía en el artículo «Los conflictos de pareja»: “La pareja es equilibrio, cada uno mantiene el suyo, pero afecta al equilibrio del otro”

La confianza es el equilibrio en la pareja

Conclusiones

Cambiamos, evolucionamos, pero si deseamos mantener y crecer en pareja debemos saber que es un proyecto que requiere esfuerzos, ajustar expectativas sobre lo que esperamos de la relación, cambiar lo que la dificulta, compartir experiencias y conocimientos, hacer que la pareja confíe, comprendernos, cuidar la comunicación, tener paciencia, aceptar que habrá decepciones… y esperar lo mejor de nosotros y de la otra persona.

La confianza en nosotros y en la otra persona, puede perderse, también se puede recuperar, pero lo más importante: la construimos con nuestros actos.

Autora

Psicóloga Madrid. Mariola BonilloMariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria. Experta en Terapia de Pareja y Sexualidad. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 18 • Nota Media: 4.9)