¿Eres una persona con soberbia? Las 9 características de la arrogancia

¿Eres una persona con soberbia? Las 9 características de la arrogancia

(Tiempo de lectura 9 minutos)

Voy a proponerte una serie de situaciones, y quiero que le pongas nombre al estilo de conducta de la persona que las protagoniza. En una reunión uno de los participantes está exponiendo una cuestión, la persona que dirige la reunión está mirando hacia otro lado, sin atender, ignorando a esta persona con un gesto de desprecio. Dos personas están hablando, una de ellas le responde con un comentario sarcástico, menospreciando a la otra persona, y se da la vuelta dejándola con la palabra en la boca. Una persona famosa pasa entre un grupo de fans que han madrugado para obtener un autógrafo, esta persona pasa sin detenerse ni mirarlos, incluso pone gesto molesto al pasar junto a ellas. ¿Qué nombre le pondrías a esta actitud? Seguramente habrás pensado en la palabra soberbia, arrogancia, altivez, prepotencia

¿Qué sientes hacia una persona con este estilo de comportamiento? Y lo más importante, ¿te has planteado que esa persona podrías ser tú?

A veces somos personas soberbias o arrogantes y no somos conscientes de ello. Con este artículo te animo a identificar y conocer las principales características de la soberbia y aprender las habilidades necesarias para manejarla: tu propia soberbia o la que otra persona ejerza sobre ti.

¿Qué es la soberbia o arrogancia? Características de la persona con soberbia

No alimentar la soberbia o el ego

Ruin arquitecto es la soberbia; los cimientos pone en lo alto y las tejas en los cimientos. (Francisco de Quevedo)

El que es orgulloso se come a sí mismo: el orgullo es su propio vaso, su propia trompeta, su propia crónica. (William Shakespeare)

La soberbia es una característica personal o una actitud de la persona que cree tener una posición de superioridad o de privilegios frente a los demás. También podríamos referirnos a una persona arrogante, altiva, vanidosa o prepotente.

Diferencias entre soberbia y alta autoestima

No hay que confundir la arrogancia con una elevada autoestima –precisamente puede ser expresión de lo contrario, una autoestima frágil–. Las personas con una elevada autoestima o seguridad personal tienen una imagen sobre sí mismas adecuada y equilibrada. No sienten que están por encima de los otros o que ocupan una posición especial o superior, sino que se sitúan al mismo nivel sin sentirse amenazadas por el estatus de las otras personas. Por el contrario, las personas arrogantes tienen una autoimagen o autoconcepto sobreestimada (ego) o una percepción inflada sobre sí mismas.

En numerosas ocasiones, nos encontramos en consulta psicológica con pacientes cuyas conductas arrogantes responden a un mecanismo defensivo. Es decir, estas conductas arrogantes cumplen la función de defender un ego o una autoestima frágil, que esconde detrás ciertos miedos e inseguridades en la persona. Por ejemplo, el miedo al rechazo, el miedo al “qué dirán” o el miedo a mostrar vulnerabilidad ante los otros. Por tanto, una parte fundamental va a ser identificar y trabajar dichos miedos, desde la terapia psicológica, para poder mejorar la calidad de vida y el bienestar de la persona.

Las personas no “somos” arrogantes, si no que nos comportamos de una manera arrogante en algunas –o en muchas– situaciones vitales.

Todos en alguna ocasión podemos caer en este tipo de comportamientos sin que sea algo preocupante o patológico. El problema aparece cuando la soberbia se convierte en un hábito o en una tendencia de nuestro funcionamiento personal.

También encontramos este tipo de rasgos en desordenes emocionales con los que trabajamos habitualmente en consulta, lo que llamamos rasgos de personalidad disfuncionales; por ejemplo, son característicos en los perfiles de personalidad narcisista.

La arrogancia puede llegar a generar una elevada interferencia en la vida de la persona –a nivel laboral, familiar, social, de pareja…–, pudiendo experimentar rechazo social o conflictos de relación con su entorno.

«Las personas no `somos´ arrogantes, si no que nos comportamos de una manera arrogante en algunas –o en muchas– situaciones vitales». Natalia Franco, psicóloga Clic para tuitear

¿Y si eres tú la persona con soberbia?

Con esta información no queremos que te sientas culpable o te sientas mal, todo lo contrario, queremos ofrecerte la posibilidad de ser consciente y de poder modular esta tendencia, para reparar así tus reacciones de arrogancia con tu entorno. Tener consciencia de cómo reaccionas, te abre muchas oportunidades. Por tanto, la autobservación es esencial y te invito a hacerlo.

Las 9 características de las personas con soberbia o arrogancia

9 características de las personas con soberbia

Clic para ampliar

¿Cómo identificar que estamos comportándonos de manera soberbia o arrogante? Estas son 9 características que están presentes en las conductas o pensamientos que expresan soberbia o arrogancia:

  1. Necesidad de admiración o de atención exclusiva por parte de los demás.
  2. Baja empatía y escasa capacidad de escucha.
  3. Actitud impositiva de los propios criterios e ideas. Agresividad en la comunicación.
  4. Dificultad para reconocer los propios errores y encajar las críticas. Baja introspección.
  5. Egocentrismo, hablar de uno mismo en exceso.
  6. Comentarios despectivos o minusvaloración de los demás.
  7. Actitud de superioridad.
  8. Suelen contar con buenas competencias o habilidades sociales.
  9. Excesiva preocupación por los logros o éxitos. Competitividad “no sana”.

Consecuencias de la soberbia

Consecuencias de la soberbia

Las personas con estas actitudes o rasgos de personalidad soberbia o arrogante, suelen experimentar en muchas ocasiones rechazo y distancia social, lo que ocasiona que mantengan relaciones interpersonales muy superficiales o poco profundas con los demás. Pueden sentirse aisladas o percibir falta de apoyo.

La persona con soberbia puede interpretar ese rechazo social como algo negativo o doloroso a nivel emocional o, por el contrario, interpretarlo como una consecuencia más de su posición de superioridad frente a los otros. Sentirse único y especial, y por ello encontrarse más solo o aislado socialmente.

Las actitudes arrogantes mantienen un problema de autoestima o autovalía, puesto que ese tipo de conductas son una forma de defensa y no una forma de resolver o solucionar la falta de confianza en uno mismo o una misma.

En definitiva, la soberbia aumenta la probabilidad de experimentar malestar en las relaciones personales, laborales, familiares y sociales.

Si te identificaste como una persona que tiene en algunos momentos esa tendencia te recomendamos que puedas aprender a cambiarlo con la ayuda de un profesional de la psicología y así mejorar tu autoestima y sentirte mejor.

Más información en Psicología y Psiquiatría

Te propongo ampliar información aquí: Las 4 consecuencias del narcisismo
Mostrarse altivo/a, arrogante o prepotente tiene consecuencias para las personas con las que lo hacemos, pero ¿has pensado en las consecuencias que tiene para ti? Clic para tuitear

¿Cómo relacionarse con una persona con soberbia?

Relacionarse con una persona soberbia

Las principales habilidades sociales para interactuar con personas con soberbia o arrogancia son:

  • Plantéatelo como un reto, trata de empatizar. Las personas con actitudes soberbias pueden tener momentos complicados y difíciles en el trato, pero podemos enfocarlo y considerarlo como un “reto”. Seguro que en tu familia, en tu trabajo o en tu círculo social te ha tocado alguna vez tratar con una persona arrogante. Empatiza con la persona con soberbia: piensa en qué ha podido vivir esa persona para comportarse de esa manera, cómo ha sido su historia de vida, eso te dará calma y control para responder adecuadamente. Existen distintas habilidades o estrategias que podemos poner en marcha para tratar con este tipo de actitudes o personas “reto”, y ayudarnos a lidiar con esas situaciones tan incómodas.
  • Toma distancia emocional de sus ataques personales. No te quedes con el contenido de sus comentarios despectivos o hirientes, piensa en la función que tienen esos comentarios –por ejemplo: defenderse, esconder ciertos miedos o inseguridades, no contar con habilidades o recursos de afrontamiento, no saber manejar su frustración o sus emociones…–.
  • Ten una comunicación asertiva. Establece límites y expresa tus opiniones sin entrar en discusión, respetando siempre la opinión del otro.
  • No “entres al trapo”. Cambia de tema o vete si la situación se vuelve tensa o incómoda.
  • Usa el humor para quitar importancia o reducir la tensión generada
  • Céntrate en lo positivo de la persona arrogante o de la situación. Si no puedes dar en ese momento una respuesta por el contexto o el rango de la persona. Esto te ayudará a sobrellevar mejor la incomodidad del momento, hasta que encuentres otro momento a solas para expresar lo que creas conveniente.

Ejemplos de cómo actuar ante actitudes soberbias o arrogantes

Asertividad
  • Soberbia: Cada día eres más torpe, todos los informes son para tirarlos a la papelera.
  • Respuesta: Quiero tratar este tema contigo, pero por favor dirígete a mí de forma adecuada.
Desconexión
  • Soberbia: No tienes ni idea sobre este tema.
  • Respuesta: Disculpa, ahora no es el momento de hablar de este tema, tengo que dejarlo aquí.
Humor
  • Soberbia: Todos vosotros opináis del mismo modo, la vida es muy diferente a lo que tú piensas.
  • Respuesta: Sí. Sé que realmente piensas que los demás no tenemos razón, pero no te preocupes que no quiero llevarla.
Le hemos preguntado a Natalia Franco, psicóloga experta en habilidades sociales, la mejor forma de relacionarse con una persona altiva, prepotente o soberbia Clic para tuitear

¿Soy yo una persona con soberbia? TEST

¿Soy una persona soberbia?

Lee atentamente cada pregunta y elige la respuesta que más encaje contigo. Ten sinceridad y espontaneidad a la hora de responder, no es un examen, es una autorreflexión.

Este test no es una prueba diagnóstica ni determina con exactitud tus patrones de conducta o pensamiento, es una forma de empezar a reflexionar sobre la soberbia o la arrogancia en tus tendencias.

Si quieres profundizar en este tema te recomiendo que consultes con un o una profesional de la Psicología.

Si lo deseas puedes indicar tu e-mail haciendo clic en el botón “Enviar e-mail y ver resultados”, para poder recibir novedades y contenidos valiosos en el ámbito de la Psicología y la Salud Emocional. O bien hacer clic en “Saltar y ver resultados”. En el pie de página encontrarás un enlace a nuestra Política de Privacidad
No es difícil identificar la soberbia o arrogancia en los demás, pero ¿eres capaz de identificarla en ti? ✅ TEST + GUÍA Clic para tuitear

7 estrategias para reducir mis actitudes soberbias o arrogantes

Cómo modular la arroganciaSi has detectado que en ocasiones te comportas de forma arrogante, puede ayudarte leer las siguientes recomendaciones para cambiar tus estrategias de afrontamiento por otras más adaptativas socialmente.

  1. Auto obsérvate sin temor, sino como una oportunidad y anota esas situaciones.
  2. Identifica tus errores y acepta las críticas. Desarrolla tu lado más humano y natural.
  3. Practica la escucha activa.
  4. Desarrolla tu empatía, piensa en cómo puede estar sintiéndose la otra persona.
  5. Aprende a comunicarte asertivamente, no intentes convencer o imponer tus ideas.
  6. Modula la información que das sobre ti, pregunta también a la otra persona por aspectos de su vida.
  7. Revisa los comentarios que diriges a los demás, puedes hacerles sentir mal.

Autora

Psicóloga Madrid Natalia FrancoNatalia Franco

Psicóloga Sanitaria. Especialista en intervención clínica. Experta en desórdenes emocionales.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana
Recuerda que el contenido de este artículo es información, y aun siendo científico y riguroso y estar elaborado por un equipo de expertos y expertas, tiene un carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizado o interpretado como diagnóstico psicológico o médico. En el ámbito de la Salud son fundamentales los especialistas y profesionales acreditados que siempre valorarán las características individuales de cada persona.

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 14 • Nota Media: 4.6)