302023Nov

Ghosting: Desaparecer a golpe de clic

(Tiempo de lectura 12 minutos)

María y Juan llevan varios meses conociéndose. María siente que están construyendo una relación significativa. Sin embargo, de repente, Juan comienza a no responder a los mensajes, terminan las llamadas y desaparece su rastro de las redes sociales que antes compartían. María, desconcertada, asiste con dolor a esta conducta de Juan, sin explicaciones, sin despedida. ¿Has tenido una experiencia como esta? Si es así, es probable que hayas sufrido “ghosting”.

En el complejo tejido de las relaciones modernas nos encontramos con un fenómeno con profundas implicaciones emocionales, el “ghosting”, ese acto de desaparecer abruptamente de la vida de otra persona va más allá de ser simplemente una táctica de evitación. En este artículo, exploramos no solo la naturaleza de este comportamiento, sino también las complejidades emocionales que podrían impulsarlo. ¿Quiénes son aquellas personas que eligen el camino del silencio repentino? ¿Qué consecuencias tiene para quien lo sufre? ¿Cómo se conecta el “ghosting” con la responsabilidad emocional? Acompáñanos en este viaje hacia la comprensión de las relaciones y las emociones en la era digital.

¿Qué es el ghosting?

Ghosting

El término ghosting se utiliza fundamentalmente en el ámbito de las relaciones interpersonales y afectivas, y se refiere a un acto de desaparición súbita y total, donde una persona elige cortar toda comunicación y vínculo sin explicación ni despedida.

Es como si, de repente, se esfumara de la vida de otra persona u otras personas, dejando tras de sí, un vacío emocional y, casi siempre, una serie de preguntas sin respuesta: ¿He hecho algo malo? ¿Tengo algo que no le ha gustado? ¿Qué hay en mi para que me traten tan mal?

Esta tendencia de comportamiento ha encontrado un “terreno fértil” en la era digital produciendo, en quienes lo sufren, importantes e intensas consecuencias a nivel emocional.

El ghosting en las relaciones modernas: Desaparecer a golpe de clic

El ghosting no es algo novedoso, que alguien, por decisión propia, se aleje de nuestra vida, desaparezca de forma repentina y sin dar explicaciones, ha sucedido siempre, no es exclusivo de nuestros tiempos, pero si lo es que se pueda hacer “a golpe de clic”. La facilidad con la que se puede desaparecer en el ciberespacio o bloquear el contacto con otra persona ha dado lugar a una nueva forma de poner fin a las relaciones.

Las nuevas tecnologías: redes sociales, mensajería instantánea, aplicaciones de citas, relaciones digitales a distancia… favorecen que determinadas personas hagan ghosting, y han amplificado la consecuencias emocionales de este estilo de conducta, añadido capas de complejidad.

Dado que, para muchas personas, la comunicación digital es crucial en sus vidas –likes, seguidores, amistades online, contactos virtuales…– la “desconexión”, abrupta y sin explicaciones, con quien tienes un vínculo afectivo, puede generar graves consecuencias emocionales.

«En un mundo que fomenta la hiperconectividad, que alguien que te importa se desconecte y te desconecte, es muy difícil de asimilar». Julia Vidal, psicóloga Clic para tuitear

Importancia del ghosting desde una perspectiva psicológica

El ghosting no es simplemente una forma “inadecuada” de dejar una relación, es una conducta que puede generar consecuencias emocionales importantes, por eso, cuando hablamos de ghosting deberíamos añadirle otro término: responsabilidad emocional o responsabilidad afectiva.

Es importante comprender las motivaciones detrás de esta elección y sus efectos en la salud emocional de quienes lo sufren. ¿Qué lleva a alguien a optar por el silencio en lugar de una conversación franca? ¿Cómo afecta, a quien le hacen “ghosting”, a su autoestima, la confianza y la percepción de las relaciones futuras?

Explorar estas preguntas desde una perspectiva psicológica no solo arroja luz sobre el comportamiento en sí, sino que también ofrece herramientas para la recuperación y el crecimiento emocional.

Al comprender la complejidad psicológica del “ghosting”, podemos trabajar hacia la construcción de relaciones más saludables y la promoción de una comunicación abierta en un mundo digitalmente conectado pero, a veces, emocionalmente distante.

Las consecuencias emocionales del ghosting

Consecuencias psicológicas del ghosting

Si consideramos los datos de estudios recientes, como el realizado por la Universidad de Georgia, “2 de cada 3 adultos jóvenes, habían hecho ghosting y también habían sido víctimas de esta práctica en repetidas ocasiones. La mayoría de los participantes argumentaban que lo hacían porque les resultaba ‘más fácil’”.

La primera conclusión a la que podemos llegar es que el ghosting es un fenómeno social muy extendido, y en segundo lugar –y esto es muy importante–, se observa una considerable falta de sensibilidad o de consciencia del daño emocional que provoca este estilo de conducta.

Este mismo estudio concluía que “la huella del ghosting es más dolorosa que el de una ruptura directa, ya que añade a las consecuencias por la pérdida, el desconcierto y las dudas que dificultan el avance en el natural proceso del duelo”.

En el estudio cualitativo Disappearing in the Age of Hypervisibility: Definition, Context and Perceived Psychological Consequences of Social Media Ghosting se indica que a corto plazo las personas que habían sufrido ghosting sentían confusión y un intenso sentimiento de rechazo, que afectaba de forma muy grave a su autoestima.

Debido a la confusión y el desconcierto que genera esta conducta, las personas que reciben ghosting pueden darle vueltas de forma más reiterada –en ocasiones obsesiva– a los motivos por los que ha terminado de ese modo su relación.

Otra consecuencia es el modo en el que condiciona las posteriores relaciones afectivas.

En una amplia encuesta de una conocida aplicación de citas se concluía que las personas afectadas por ghosting mostraron desaliento (42%), desconfianza (38%) y recelo (34%) en su siguiente cita.

Resumen de consecuencias diferenciales del ghosting

Además de las emociones que naturalmente se producen ante las pérdidas, como la tristeza, la ira, el miedo, la confusión, el sentimiento de injusticia, etc., hay algunas muy específicas en quien recibe ghosting:

En un mundo que fomenta y valora la hiperconectividad, que alguien que te importa se desconecte y te desconecte, es verdaderamente difícil de asimilar.

Es importante no perder de vista nuestra responsabilidad emocional o afectiva sobre los demás, sobre las personas con las que nos relacionamos, con las que creamos vínculos afectivos.

¿Has experimentado el ghosting? Exploramos sus graves consecuencias emocionales y las estrategias para superarlo Clic para tuitear

¿Hay un perfil psicológico para quien practica el ghosting?

Perfil de quien hace ghosting

No podemos definir un perfil psicológico preciso de quien realiza ghosting, debido a los numerosos factores que están involucrados en esta conducta: las circunstancias personales, las motivaciones, los contextos, las propias características de la relación, el punto en el que se encuentra la misma…

No obstante, hay características, rasgos o tendencias de personalidad que pueden estar asociadas a esta conducta de ghosting, teniendo en cuenta que cada persona y cada relación es única.

  1. Tendencia evitativa: Las personas que hacen “ghosting” a menudo pueden tener dificultades para enfrentar las situaciones, para evitar el “conflicto” directo. Optan por evitar situaciones incómodas o conversaciones difíciles, prefiriendo la desaparición a la confrontación.
  2. Miedo a la intimidad emocional: El “ghosting” puede ser una estrategia para evitar la intimidad emocional. Las personas que tienen dificultades para abrirse emocionalmente o que temen la vulnerabilidad pueden recurrir al “ghosting” como una forma de protegerse.
  3. Falta de Habilidades Sociales: Las personas con bajas habilidades sociales y de comunicación (expresar desacuerdo, decir “no”, poner en marcha los derechos básicos, como el derecho a cambiar de opinión, capacidad para hacer o aceptar críticas, etc.) pueden tener limitaciones para expresar sus pensamientos y sentimientos y recurrir al “ghosting” como una salida fácil en lugar de enfrentarse a esas dificultades.
  4. Baja empatía: La incapacidad para comprender completamente el impacto emocional del “ghosting” en la otra persona puede estar vinculada a niveles más bajos de empatía. La falta de consideración por las emociones de la otra persona puede contribuir a la elección de esta conducta.
  5. Inseguridad o miedo al rechazo: Este es un aspecto central. La inseguridad personal o el miedo al rechazo pueden llevar a elegir el “ghosting” como una forma de evitar la posibilidad de ser rechazado directamente.

¿Cómo podemos contribuir a tu bienestar?

Tal vez al revisar este contenido, te hayan surgido preguntas sobre dificultades que están afectando a tu bienestar.

¡Podemos asesorarte! Contar con la orientación de un psicólogo o psicóloga puede ser un primer paso efectivo para abordar esos desafíos y promover cambios positivos en tu día a día.

Te invitamos a solicitar una primera entrevista para iniciar ese proceso.

8 Estrategias de afrontamiento ante el ghosting

Prevención del ghosting

Clic para ampliar

Consejos para quienes han experimentado ghosting:

  1. Permítete Sentir: Reconoce y valida tus emociones. Es normal sentir dolor, confusión y frustración después de experimentar una pérdida, más en esta especial circunstancia del ghosting. Date permiso para sentir y procesar tus emociones, es un primer paso importante.
  2. Eleva tu autoconocimiento: Identifica y comprende tus emociones. La autoconciencia es clave para manejar situaciones difíciles y fortalecer tu resiliencia emocional.
  3. Establece límites emocionales: Aprende a establecer límites emocionales claros en futuras relaciones. Comunicar tus expectativas y necesidades puede ayudar a crear conexiones más saludables y prevenir situaciones similares.
  4. Evita autoculparte: El “ghosting” no es tu culpa. Evita culparte o buscar una explicación a la conducta de otra persona. Cada individuo es responsable de sus acciones, y el “ghosting” refleja las elecciones de la otra persona, no tu valía personal.
  5. Maneja la incertidumbre: Ante la duda de no saber que ha sucedido y por qué, no te quedes con ideas de infravaloración hacia ti misma o hacia ti mismo.
  6. Fomenta Relaciones Positivas: Cultiva tu sociabilidad y sobre todo las relaciones significativas y positivas en tu vida. Contar con un círculo de apoyo puede ayudarte a atravesar momentos difíciles y fortalecer tu capacidad de recuperación.
  7. Cultiva el Autocuidado: Dedica tiempo a cuidarte. Practica actividades que te brinden bienestar emocional: leer, hacer ejercicio, meditar o conectarte con amistades y familiares de confianza. Esto favorece el manejo del malestar que produce el ghosting.
  8. Desarrolla una actitud adaptativa y positiva: Fomenta un pensamiento práctico y optimista. Enfrentar los desafíos con una perspectiva constructiva puede fortalecer tu capacidad de adaptación.

La prevención del “ghosting” no solo implica abordar el comportamiento en sí, sino también promover una cultura de comunicación abierta, respetuosa y saludable en todas las interacciones interpersonales. La educación emocional desempeña un papel fundamental en este proceso al proporcionar las herramientas necesarias para construir relaciones sólidas y afrontar los desafíos de manera constructiva.

  • Fomentar la comunicación clara y directa: La clave para prevenir el “ghosting” radica en fomentar una comunicación abierta y directa en las relaciones. Animar a las personas a expresar sus necesidades, expectativas y sentimientos de manera transparente y natural.
  • Gestionar los conflictos: Aprender habilidades de afrontamiento constructivo, como la resolución de conflictos, puede motivar a las personas para abordar problemas de manera efectiva y tomar decisiones sobre el futuro de una relación expresándolas con empatía y sensibilidad.
  • Practicar el desapego saludable: Educar sobre la importancia del desapego saludable puede ayudar a las personas a comprender que el final de una relación no tiene porqué ser un fracaso personal. Aprender a dejar ir de manera respetuosa y madura es esencial para el crecimiento emocional.
  • Gestión de Expectativas: Promover la gestión de expectativas realistas en las relaciones puede ayudar a reducir la sorpresa y la decepción cuando las cosas no funcionan. Comprender que las relaciones evolucionan y pueden llegar a su fin de manera natural puede disminuir la necesidad de desaparecer sin previo aviso.
  • Desarrollo de la Inteligencia Emocional: Integrar la educación emocional en programas educativos puede ser clave para prevenir el “ghosting”. Fomentar la conciencia emocional, la autorregulación y la empatía puede fortalecer las habilidades necesarias para gestionar las relaciones de manera saludable.
  • Comunicación Asertiva: Enseñar técnicas de comunicación asertiva puede proporcionar a las personas herramientas para expresar sus necesidades y límites de manera clara y respetuosa.
  • Empatía y Respeto: Educar sobre la importancia de la empatía y el respeto en las relaciones humanas puede promover un ambiente en el que las personas valoren y consideren los sentimientos de los demás.

Es muy importante tener presente una cuestión esencial cuando pensemos en hacer ghosting: Hay otra forma de terminar una relación. Puedes desarrollar habilidades que te ofrezcan un desarrollo personal para ti y desarrollar tu responsabilidad emocional hacia otras personas.

Recuerda que la comunicación no verbal juega un papel crucial en las relaciones y el “ghosting” nos priva de algunos ingredientes claves en las interacciones personales: los gestos, la mirada, el lenguaje corporal, el tono de voz… contribuyendo a una experiencia de ruptura fría y deshumanizada.

Que decidas terminar una relación no significa que no puedas hacerlo con la empatía y la comprensión que todos y todas merecemos.

Sé una persona responsable emocionalmente, cuida la forma en la que tratas a los demás.

En una relación afectiva, las consecuencias emocionales de desaparecer de repente, sin explicaciones pueden ser demoledoras. Ghosting: cuando la responsabilidad emocional está ausente Clic para tuitear

Cuando hemos sufrido ghosting y nos superan las consecuencias

Cuando el ghosting te supera

  1. Psicología: En casos donde el impacto emocional del “ghosting” es significativo, buscar la ayuda de un o una profesional de la Psicología puede ser muy beneficioso. Podemos proporcionarte un espacio seguro para explorar y procesar emociones, así como desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas.
  2. Grupos de Apoyo: Participar en grupos de apoyo donde puedas compartir tus experiencias y recibir apoyo de personas que hayan pasado por situaciones similares puede ser reconfortante y darte otras perspectivas útiles.
  3. Desarrollo de Habilidades Emocionales: Programas creados por profesionales de la Psicología pueden facilitarte un método para explorar y reconocer tus patrones de comportamiento y desarrollar competencias emocionales que te permitirán afrontar estos retos.
Recuperación emocional tras el ghosting: Estrategias para restaurar tu bienestar Clic para tuitear

Conclusión

El ghosting es un fenómeno muy actual que pone de manifiesto la necesidad de comprometernos más con el bienestar emocional de los demás, de fomentar nuestra responsabilidad emocional. Aquí van algunos consejos finales:

  • Aprende a construir relaciones más saludables y respetuosas.
  • Fomenta una mayor conciencia sobre el impacto emocional del “ghosting” y fomenta una comprensión más profunda de sus consecuencias.
  • Inspira y cultiva una cultura de comunicación abierta y honesta en las relaciones.
  • Desarrolla habilidades emocionales para construir relaciones más saludables.
  • Aprende a resolver conflictos y manejar las diferencias de manera constructiva.
  • Y por último, si sientes que la situación te supera, busca el apoyo de un psicólogo o una psicóloga para que alcances la comprensión y superación de tus experiencias de “ghosting”.

Recuerda que el afrontamiento y la recuperación después del “ghosting” son procesos individuales y pueden tomar tiempo. Buscar apoyo, tanto de seres queridos como de profesionales, puede ser fundamental para navegar por estos desafíos y construir una base sólida para el crecimiento emocional.

Editorial

Este artículo ha sido creado por el Equipo Editorial de Área Humana, dirigido por Julia Vidal. Todo su contenido –edición, texto e imágenes– tiene derechos de propiedad intelectual y no podrá ser reproducido sin el permiso expreso de Área Humana.
Experta para el desarrollo del contenido de este artículo:
Psicóloga Madrid. Julia VidalJulia Vidal

Psicóloga habilitada Sanitaria. Directora Clínica del Centro de Psicología en Madrid Área Humana. Especialista en Ansiedad y Estrés. Formadora en Resolución de Conflictos. Experta en Emociones y Salud.

Ponte en contacto con nosotrosEstamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

Puntúa y comparte

¿Crees que esta información puede ser útil a tus seguidores en las Redes Sociales? A continuación puedes añadir tu valoración y compartir este artículo. Podremos aprender mucho entre todos.
(Número de votos: 10 • Nota Media: 4.5)